Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 junio 2009

Vean esta imagen de Michael. Todavía era joven, negro y tenía el pelo mota. Posa al lado de E.T., el extraterrestre que tenía miedo, estaba solo y perdido, a tres millones de años luz de su casa. La película E.T., El extraterrestre (S. Spielberg, 1982) fue un espejo donde se reflejó Jackson. Michael Luckman, en su libro Alien Rock: The Rock ‘n’ Roll Extraterrestrial Connection (2005), cuenta que Michael vio el film cientos de veces, también con los niños con los que compartía sus días en Neverland.
Hay una lectura muy oportuna sobre E.T., o lo que esa película representó para la cultura popular norteamericana. Por esos años, a contramano de la devoción universal, el escritor Ariel Dorfman no se mostró embelesado con el mostrenco. La criatura -cruza de tortuga, insecto y feto- “no es un ser absolutamente raro, no significa para el público un verdadero desafío ni exige un ajuste a fondo de sus percepciones o costumbres como un auténtico ser extraterrestre probablemente lo haría”. Para Dorfman, su cabezota y sus ojazos “son rasgos típicamente infantiles y tienen por objeto provocar la automática adhesión de nuestra raza, el deseo de proteger y acariciar al pequeño”. Con todo, el autor de Para leer el Pato Donald (1971) rescató al film porque propuso “tolerar a seres que no son idénticos a nosotros” (¿cómo le iba a restar ese mérito en tiempos de Reagan?). Dorfman destacó que el personaje poseía la inteligencia de un recién nacido “al que se le debe enseñar todo” y admitía -para terminar- que los norteamericanos habían adoptado a E.T. “como se adopta a tantos huérfanos del Tercer Mundo” (1).

¿ALGO MÁS EN COMÚN? Michael Jackson amaba a E.T. Refrendó su amor con los $ 200.000 dólares que pagó por una pintura al óleo donde pidió que lo representaran entre quienes consideraba sus pares: Albert Einstein, George Washington, Abraham Lincoln, la Mona Lisa y E.T. El cuadro (próceres e iconos usaban los mismos guantes y gafas que el Rey del Pop) estaba entre sus más preciadas posesiones en subasta cuando se declaró en quiebra.
La identificación con aquella criatura infantil y solitaria que sólo podía ser comprendida por otros niños pudo haber ido más lejos. Durante sus años en Neverland -rodeado de chicos a quienes, como él mismo reconoció, invitaba a su cama- Jackson soñó construir un platillopuerto donde filmar el primer aterrizaje extraterrestre y manifestó a sus íntimos la creencia -revelada al mismo Luckman y a su amiga Elizabeth Taylor- según la cual él mismo era originario de otro mundo.
Sus arreglos faciales, su impresionante nariz de gnomo cósmico y su vocación por someterse a tratamientos que supuestamente le permitirían ser “más blanco que los blancos” persistirán en el imaginario colectivo. Esos ajustes fisonómicos tuvieron que ver, sin duda, con cierta tensión por trascender su prisión racial. Pero ¿era un “negro vendido”, como alegaban sus críticos? Vamos a ver.

TERRÍCOLA RENEGAU. Jackson suscitaba el fervor de sus fans por sus talentosas performances musicales. Antes de 2005 -cuando comenzó el juicio por pedofilia, cargo del que fue absuelto- irritaba a sus no fans por su presunta condición de “negro renegado”.
La valoración de los norteamericanos blancos hacia el artista pasaba, inevitablemente, por un filtro racial. Eran la cadencia de su voz y su ritmo “típicamente afrobrasileño” las aptitudes que se imponían entre sus admiradores. Alejandro Frigerio señaló que -por más empeño que pusiera él, y sus millones invertidos en cirugías-, Jackson no podía ser sino negro. “Su osadía -escribe Frigerio, en una nota que aconsejo leer completa– fue su intento de quebrar barreras raciales”. Era su intención de “blanquearse” lo que indignaba. “No señor, eso no se puede”, ironiza el antropólogo. ¿Ser negro? ¿Ser blanco? “Son dos estados diferentes del ser”. Frigerio postula que el trabajo que hizo en su cuerpo el artista fue una iniciativa algo más compleja que “cambiar de color”. Y recuerda el tema donde Jackson cantaba: “No quiero pasar el resto de mi vida siendo un color”. Michael -interpreta Frigerio- “no quiso que su vida fuera definida solamente por su color” (2).
Quién sabe si además fue a buscar otras tonalidades a su planeta natal, al que imaginaba como “una caprichosa anomalía en el océano sideral”.
No, la verdad es que no debió resultar fácil ser Michael Jackson.

Notas
1) Dorfman, Ariel; Como se adopta a un huérfano, en Clarín, 5/05/83.
2) Frigerio, Alejandro; “Moonwalker”. En Afroamericanas, 26/06/09.

Anuncios

Read Full Post »

El video corresponde al noticiero 12Minutos (en inglés). El exorcismo completo está aquí.

“¡Ven, demonio homosexual, sal de ahí y abandona este espíritu! ¡Afloja tu puño, Lucifer!”, grita una mujer, asistida por un morochón grandote. “¡Ahora mismo, en el nombre de Jesús!”, continúa. Patricia McKinney –pastora de la iglesia Manifested Glory Ministries– no expulsa demonios de cualquier espíritu caprichoso. Ella se especializa en liberar del cuerpo de los fieles al “culpable de su homosexualidad”. Que no es otro que el mismísimo Diablo.

El ministerio de McKinney funciona en Bridgeport, Connecticut, Estados Unidos. Los grupos que velan por los derechos de la comunidad gay-lésbica pusieron el grito en el cielo. Es que -si ya tienen bastante que lidiar con la Iglesia Católica, que considera a la homosexualidad una enfermedad- ahora tienen que enfrentarse con grupos evangélicos que equiparan su opción sexual con la posesión diabólica.

McKinney se defiende. Dice que el exorcisado es mayor de edad. Que acudió a su templo pidiendo ayuda. “Pensamos que un hombre debe estar con una mujer y una mujer con un hombre. No tenemos nada contra los homosexuales. Simplemente, no estoy de acuerdo con su estilo de vida”, dijo a una agencia.

EXODO ROSA. Si la Iglesia Católica condena a la homosexualidad por decreto papal, ciertas congregaciones evangélicas no les van a la saga. Una de ellas, Exodus Internacional, ofrece terapias para “corregir la distorsión”. Hace unos años, un dirigente argentino se les dio vuelta. En 2007 dio a conocer en Youtube el retorno a “su” normalidad. Durante diez años, José Luis Maccarone lideró una sección de Exodus, uno de los más poderosos ministerios que reúne a ex gay. Dios -creía José Luis- no lo había creado “así”. En Exodus ocupó cargos jerárquicos. Su vida llegó a ser un símbolo. El testimonio de su conversión, cuenta, representó una esperanza para muchos evangélicos homosexuales que lo seguían. Pero en su mente libraba una lucha secreta. Tanta responsabilidad se tornó un infierno para él. Hasta que explotó. Se sintió un traidor, y ya no lo pudo manejar. Al punto que decidió quitarse la vida. Falló. Sobrevivió para contar que el grupo le hizo vivir una vida de fantasía. Su condición sexual era una cárcel y quiso dejar de ser un “ex gay”. Cuando salió -lo dice en el video- se sintió “como un bebé en una autopista”. Su experiencia no es menos dramática que la de la exorcista yanqui que expulsa diablitos gay del closet en nombre de Jesús.

Enlaces
Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM)

Read Full Post »

Faltan tres años para el cierre de la primera oferta apocalíptica del milenio. La prensa del acontecimiento -o del no acontecimiento, según se crea- viene pisando fuerte. Parte de esa aplanadora galáctica es 2012, la película de Roland Emmerich, que estrena en noviembre de 2009 –Yahoo! ofrece un avance exclusivo-. El director de Día de la Independencia (ID4) (1996) y El día después de mañana (2004) promete lluvias meteoríticas a rolete, ciudades aplastadas por tsunamis virulentos y un desolador paisaje de catástrofes masivas. ¿Cómo encaja el film en los sueños y las pesadillas del mundo real? Para algunos, no hay dudas: será el acabóse total. Para otros, sobrevendrá “una nueva consciencia cósmica”. Y otros tantos pensamos -claro- que no sucederá absolutamente nada.

Miguel Grinberg -ecologista, poeta beat y gurú criollo de la Nueva Era- presiente que “algo raro” cocinan las potencias espaciales a espaldas de la Humanidad. El ex director de la revista Mutantia advierte con preocupación cierto ajetreo tecnológico en el cielo. Y se pregunta, entre retórico y suspicaz, si acaso “ellos” saben algo que nosotros ignoramos.

El cóctel paranoico está servido. Es más, si la creencia en las Profecías Mayas sigue in crescendo, ella podría devenir en profecía autocumplida y desatar microsismos sociales (Y2K remember). Por eso me preguntaba lo del título:

¿Qué planes tenés para el 21 de diciembre de 2012?

(Si te animás a responder, evitá el chiste fácil: para disfrutar de ciertas cosas hay que estar relajado).

Read Full Post »

Es periodista, editor, guionista, poeta, músico, letrista y cantor de milongas. Todo eso. Pruebas: es coautor de la ópera cumbia Mueva la Patria y del soberbio diccionario Puto el que lee. ¿Qué más decir de Pablo Marchetti? Que es un tipo talentoso, histriónico y reflexivo. Que es pelado, corpulento y alegre. Que compuso “Anarquía en la Republiqueta”, donde imagina la revolución menos pensada, y “Compañera”, una milonga triste, provocadora y fascinante destinada al amor que supo conseguir la montonera más hermosa del barrio. Que también escribió la maravillosa “Milonga paranormal”, que ya traje por aquí.
Terco buscador de lenguajes alternativos, Marchetti es un artista, digo, es un periodista que sabe trabajar en equipo y deshacer la realidad social mediante la sátira. Por eso es tan suya Barcelona, la pervertida revista que fundó con un grupo de amigos allá por 2004. Entre ellos, Daniel Paco Riera, escritor y ventrílocuo, quien con su inseparable Oliverio son anfitriones del show que Falopa presenta todos los viernes en (Hipólito Yrigoyen 1440).
En esta sección suelo hacer tres preguntas y ya. Iban a ser “¿Qué coche manejarías, en qué barrio vivirías, quiénes serían tus amigos si fueras estadounidense, holandés o franco-belga?”. No se las hice: son escenarios imposibles de imaginar. Marchetti es argentino. No le queda otra. Es argentino y hace lo que le gusta. De todo y bien: canta bien, escribe mejor, actúa y cuesta darse cuenta de que eso que sucedió fue una actuación.
Presencié una performance de Falopa el viernes 12 de junio. No haré una crítica musical –eso lo dejo a los que saben– pero quiero decir que fue una experiencia increíblemente placentera. Adictiva –te mata la ansiedad por disfrutar el tema que sigue- y divertida: hacía rato que no me reía tanto. ¿Qué es Falopa? Yo sé que es una obra de arte ácido hecha de guitarras, humor y poesía.
Pero fui a preguntárselo a Pablo.

1. ¿Qué es Falopa?
-Creo que es música urbana porteña, pero música orillera. O sea, con las influencias de todo lo que puede traer el río marrón que confluye en la ciudad. La base rítmica es la milonga, y la base poética, las décimas, pero de allí el barco puede traer una zamba, una chacarera o aires litoraleños. Aunque también estamos abiertos a lo que hay en la ciudad, sin necesidad de ver qué trajo el río: tango, cumbia, vals, y sobre todo es música de guitarras: son canciones que se pueden tocar sin amplificación, en un fogón o en el living de una casa.
2. ¿Cómo surgió?
-Fede Marquestó (a quien conocí porque mi hija y su hijo eran compañeros de jardín y con quien me subí por primera vez a un escenario para tocar en el acto de fin de curso de sala de cinco) me propuso hacer algo con esta formación y quiso que yo cantara. El quería hacer tangos satíricos y bizarros de las décadas del 20 y 30, pero yo le dije que no, que quería hacer temas propios. El problema es que no sabía el tono que quería que tuvieran los temas. Así estuve como cuatro meses medio empantanado, sin saber para dónde ir. Obviamente, en cuanto surgió el primer tema, la composición empezó a fluir como catarata y hoy tenemos unos 40 temas, entre los que están y los que están ahí, en gateras.
3. ¿Cómo se te ocurrió Milonga paranormal? (perdón, esta nota sale en Magia Crítica).
-“Milonga Paranormal” fue el tema fundacional del conjunto Falopa. Desde el título, es una parodia a “Milonga sentimental”. Pero yo no quería hacer un grupo paródico, odio eso. Como también odio cierta tendencia de letristas nuevos del tango que creen que para actualizar el género hay que reemplazar los adelantos tecnológicos: en lugar del farolito, la conexión wi-fi; en lugar del empedrado, la autopista; en lugar de la cartita de amor, facebook. Y junté esas dos cosas que odio y las llevé al extremo, como una declaración de principios o un escupitajo, pero también con la intención de encontrar allí una buena historia. Hay ahí una enumeración de todos los lugares comunes de lo paranormal. Y el tema comienza “Milonga para olvidarte, milonga paranormal”, cuando milonga sentimental dice “milonga pa’ recordarte, milonga sentimental”. Hay otros temas en los que se juega con el nombre de temas conocidos (“Zamba de mi escepticismo”, “Anarquía en la Republiqueta”, “Strawberry Fizz Forever”) pero este es el único que tiene una referencia directa a la canción a la que alude.

Enlaces
“Milonga Paranormal” y “Anarquía en la Republiqueta” aquí.
Poema que Pablo Marchetti dedicó a Raúl Alfonsín, el padre de nuestro escepticismo, aquí.

Read Full Post »

La noche del 18 de junio, la red de TV P.A.T. de Bolivia transmitió en su noticiero central “imágenes del momento previo y después que el avión de Air France chocara”, en referencia al trágico destino del vuelo 447. La locutora explica que en una foto “se advierte un hueco” en el fuselaje del avión y en otra se ve a “un pasajero expulsado” fuera de la aeronave. “Las imágenes -abunda- habrían sido tomadas por una cámara digital Casio Z750″, rescatada por la Marina brasileña. “Cotejando el número de serie de la cámara, el dueño fue identificado como Paulo G. Muller, un actor de un teatro para niños conocido en las afueras de Porto Alegre”. También imagina al fotógrafo “de pie durante las turbulencias”.

La profusión de detalles ilustraba la falsa precisión típica de quienes pretenden hacer pasar por documento un fraude. Porque las imágenes corresponden al vuelo 815 de Oceanic, el avión de la serie Lost (2004). En ambos fotogramas vemos a Kate Austin y otros elementos de la serie, que comienza cuando un avión se parte en el aire. Abajo, el origen de las imágenes.

El noticiero boliviano –dicen los cables– “fue víctima de una cadena de correos electrónicos”. Por cierto, la conductora de P.A.T., María René Duchén, ensayó una extraña disculpa ante la audiencia.

Ahora bien, ¿puede un noticiero ser “víctima” de un hoax?

Las primeras víctimas son los familiares de las víctimas reales de la catástrofe aérea. Luego los telespectadores. Hace tres años, las mismas imágenes fueron asociadas con la tragedia del Boeing 737-800 de la Aerolínea Gol, estrellado en la selva brasileña con 155 tripulantes a bordo. El año pasado, cuando se cayó el avión de Spanair, el noticiero de Todo Noticias (TN) emitió “la grabación de la caja negra” con la conversación entre los pilotos. Guillermo Lobo, el presentador de la falsa noticia, disfrazó el engaño alegando que “sólo quiso hacer una recreación” de lo que pudo pasar en la cabina. Y todavía está fresca en la memoria colectiva la imagen del turista brasileño fotografiado segundos antes de que el avión de American Airlines chocara contra una de las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001.

Me pregunto: ¿cuál fue el error más grave de la producción del noticiero boliviano?

a) ¿Usar como “fuente” una cadena de correos electrónicos?

b) ¿No haber buscado asesoramiento especializado, dado el carácter extraordinario del presunto documento?

c) ¿No reconocer a la serie televisiva más famosa del mundo?

d) ¿Alguna otra cosa que se me escapa?

María René Duchén alegó “no haber asegurado que los hechos fueran totalmente ciertos”. Es verdad, al principio ella llega a decir: “aparentemente”. ¿Qué valor tiene el uso del condicional en una “primicia” de esta magnitud? ¿Cuántos “habría” y “sería” solemos escuchar o leer en los medios? Cuando el oído se acostumbra a la información basura, muta.
Con resultados monstruosos.

Read Full Post »

Manuel Borraz Aymerich, amigo de la casa y miembro de la Fundación Anomalía, propone a la consideración de ufólogos y aspirantes a serlo un test dedicado a quienes deseen poner a prueba su capacidad para identificar objetos celestes.

¿Qué cosa es eso que aparece sobre el barco de la foto?

a) Un globo luminoso de 45 metros de diámetro suspendido a 150 metros sobre el barco.

b) Un trozo de roca de 3.480 kilómetros, situado a 380.000 km del barco.

c) Un fenómeno imperceptible para los testigos pero que apareció plasmado en la foto.

La respuesta será publicada en la sección comentarios.

Read Full Post »

El sorprendente, refulgente, insolente, trepidante, inescrutable conjunto de música ciudadana Falopa hoy celebra cumple en Mú, punto de encuentro, en Hipólito Yrigoyen 1440 (ex casa de las Madres), La reina del Plata (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Si la info te llega tarde, nuevas oportunidades aguardan (consultar en Myspace). Dejo a los seguidores de Magia Crítica con uno de mis temas favoritos, grabado en el pasado viernes 12 (apreté play cuando la canción había empezado, lo siento).

Milonga paranormal

Milonga para olvidarte
milonga paranormal
un médium me la ha dictado
abducción satelital.

Milonga cómo te odio
milonga paranormal
nacida en vidas pasadas
no conoce el arrabal.

Milonga de antenas verdes
y de platos voladores
de muy bajo presupuesto:
ya vendrán tiempos mejores.

Con versos de poca monta
escritos por cualquier opa
que se acuerda qué se dice
en el juego de la copa.

Cachá la nave y volá
no te quedés con las ganas
milonga de los fantasmas
y de galaxias lejanas.

Milonga que sabe y reina
milonga que lleva el cetro
de espíritus vagabundos
milonga de los espectros.

No me verás por la calle
no me preguntes si existo
milonga de los vampiros
milonga del anticristo.

De sonidos fantasmales
desde el principio hasta el fin
milonga aullido de lobos
y el vibrar de un theremin.

Milonga para olvidarte
milonga paranormal
un médium me la ha dictado
abducción satelital.

De zombies y de difuntos
que vienen a hacer el mal
milonga cómo te odio
milonga paranormal.

Conjunto Falopa
Integrantes: Federico Marquestó: guitarra, composición, arreglos, dirección musical. Francisco Huici: guitarra, guitarrón, charango. Gustavo Carretino: guitarrón, guitarra. Juan Spolidoro: guitarra. Pablo Marchetti: voz, palabras, composición.

Read Full Post »

Older Posts »