Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Crítica de la Argentina’

El lunes 8 de marzo, Crítica de la Argentina eliminó a su blog Magia Crítica. Lo hizo sin darme tiempo para despedirme de mis lectores y sin dar explicaciones, ya que la causa fue un reclamo salarial.
Los directivos del diario ya demostraron qué clase de personas son. Daniel Capalbo, director de Crítica y émulo de Pilatos, sólo se comunicó conmigo para pedirme que tuviera la cortesía de quitarlo de mi lista de envíos. Nerina Sturgeon seguirá sin saber quién fue Theodore.
A los compañeros que objetaron la difusión que alcanzó esta pequeña historia de miserias humanas (“puede poner en peligro la fuente de trabajo”, oí decir), les quiero aclarar: preservarla es prioridad de la empresa, no de sus empleados pauperizados ni de sus colaboradores maltratados.
¿Cómo enfrentar los manejos turbios si no somos transparentes?
Desnudar los mecanismos de producción de los medios es un imperativo ético que debería ser practicado a diario, con más razón por quienes sacan pecho proclamándose paladines del periodismo independiente.
Magia Crítica termina aquí. Seguramente seguiré en otro blog. Con otro nombre y nuevas ideas. Podré dedicar más tiempo a la secuela de mi libro Invasores (con su propio blog y su comunidad de lectores) y a nuevos proyectos.
La experiencia en Crítica me dejó algo más importante: el afecto de lectores, amigos, colegas y bloggers, a quienes agradezco sus gestos de cariño y solidaridad.

Hasta siempre.

(Estoy en deuda con todos estos amigos, que difundieron el vergonzoso final de Magia Crítica en sus respectivas revistas y blogs)

Remetidos con el sur

Daniel Riera

Blog de Contenidos

Mosterio

Wimbleblog

La leyenda del tiempo

Catanpeist

Crónica Subterránea

Malestar Pasajero

El corazón del bosque

eBlog

Las armas del Reino II

Denken Über

Planeta Ufo

Chismedia

El noticiero

La espada vengadora

Resumidor científico

Online Journalism (en inglés)

Cultura digital (en portugués)

Tejiendo redes (respuesta de N. Sturgeon de Crítica Digital y réplica del autor).

Escaneo de los medios. Revista Contraeditorial. Por Diego Igal.

Read Full Post »

Los colegas empezaron a leer Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina. ¿La verdad? No sabía que el libro iba a ser recibido con tanta benevolencia. Primero agradezco a mis primeros lectores. Mariana Comolli, por ejemplo, se hizo eco de la abducción de Catherine Fulop en Semanario cuando el libro todavía no estaba en la calle. Débora Goldstern me hizo una gran entrevista en su blog Crónica subterránea. También estuvo bárbaro el reportaje de Javier Sinay para Ciudad.com y Clarín, así como el de Mora Cordeu, de la agencia Telam, texto que publicaron varios medios de todo el país, como La Capital de Mar del Plata. También agradezco a Auri Gorosurreta y Maximiliano Sardi por permitirme explicar cómo reconocer invasores en la revista Hombre, aunque el precio haya sido disfrazarme del Capitán James Tiberius Kirk. Mil gracias, también, a los colegas Luis Alfonso Gámez, autor de la primera reseña de Invasores en Magonia, a los exagerados comentarios de Luis Ruiz Noguez en Marcianitos Verdes, a Abel Gilbert, de El Periódico, a la desmesurada apología de Diego Zúñiga en La Nave de los Locos y a las piadosas críticas de Rivera Westerberg, en Sur y Sur y Federico Kukso en Crítica de la Argentina (¡zafé con un 7, mami!). No voy a repetir la gratitud que siento hacia Mariana Guzzante, del diario Los Andes, y Fernando Toledo, de Diario Uno, por sus entrevistas cuando visité Mendoza. Otras noticias, como el amable comentario de Diego Rojas en Veintitrés, no están online. Por eso fueron a parar al archivo de Invasores en Flickr.

Lo que nunca imaginé fue el generoso despliegue que le iba a dedicar a Invasores el diario Página 12. La imagen que ilustra esta entrada –Abducción criolla– es la tapa del suple dominical Radar del 14 de junio. Bajo el título Los enanitos verdes, la entrevista de Juan Pablo Bertazza incluye un malherido recuadro sobre el trotskismo galáctico (una minbiografía de Homero Cristalli, el fundador del posadismo) y una cronología de los invasores, rápida sinopsis del libro que invito a leer a quienes no tienen la más pálida idea de lo que estoy hablando.

A todos, incluidos los programas de radio -y, a las perdidas, tevé- que le dieron al libro algo de aire, muchísimas gracias.

De paso, les recuerdo que Invasores tiene su propio blog.

De yapa, cierro con el último comunicado del Comandante Clomro. En casi diez minutos (paciencia…) explica por qué mantuvo su identidad en reserva y por qué decidió dar la cara en Invasores.

Read Full Post »

Danza tribal del clan Tiriki Luhya en las selvas de Kakamega, oeste de Kenia.

No me gusta usar este modesto blog para reflexionar sobre cómo los medios construyen la realidad social. Tranquilos: me abstendré de filosofar sobre la cuestión. Además, ya lo hice una vez acá.
Por eso empiezo con algo que todo el mundo sabe: durante el verano el mundo deja de girar. El fenómeno es notable en las redacciones. Una mezcla de letargo, fiebre y compulsión por el color se apodera de los editores. Los personajes que generan noticias están de vacaciones, falta presupuesto para sorprender famosos en la costa y, si alguien los encuentra, pocos tienen ganas de sostener declaraciones explosivas. También se advierte la consagración de cierta escuela de pensamiento gelblungdiana, según la cual los climas cálidos influyen en el ánimo del público, que es atacado por el SPI, o Síndrome de la Pereza Intelectual. “En verano -según esta corriente del gremio- la gente no quiere pensar”. Páginas, aire y tubos catódicos rebosan de literatura-refrito, entrevistados baladíes y colegas de la talla de Jorge Rial dedican crónicas exhaustivas a los soporíferos desatinos de la farándula. También -todo hay que decirlo- es un momento altamente democrático: tienen su oportunidad personalidades que en cualquier otra estación del año hubieran merecido una indiferencia escalofriante.
Así nació Javier Pelourson, el hacedor de lluvias de Pergamino. Odio repetirme, pero nada mejor que un blog para refrescar noticias muertas. Además, me cayó del cielo una perlita encantadora.
Pelourson –desde aquí se accede a su blog– fue ungido estrella de la temporada porque en plena sequía estival aseguró que él, y sólo él, poseía el don de hacer llover. Habló en programas radiales, apareció en noticieros y hasta desde Crítica de la Argentina nos hicimos eco de sus hazañas.
La noticia, en verdad, era vieja. El primer medio nacional que se ocupó de Pelourson fue el diario Crónica, el 17 de diciembre de 2008. Pero no tuvo ningún rebote. Hasta el miércoles 4 de febrero de 2009, cuando la revista Semanario recogió la posta.


El periodista Franco Morello (seudónimo, a pedido suyo) me contó cómo se gestó la nota. “Hace pocas semanas, conversando sobre el calor con un amigo de Pergamino, me enteré de la anónima existencia de Pelaurson. Me causó muchísima gracia porque un ‘cazatormentas’ no resiste el menor análisis, es un charlatán. Pero, obviamente, era nota. Como yo andaba sin tiempo, la redacción le asignó el tema a un compañero. La entrevista se publicó a página doble. Cuando el martes 10 Crítica de la Argentina reveló que un grupo de ruralistas había desembolsado 50 mil pesos para contratar sus ‘servicios’ me quise morir. ¡Había creado un monstruo! Como padrino de la criatura sólo puedo decir una cosa: merezco que me parta un rayo”.
Justificación del video que preside el post: en Kenia todavía quedan tribus que usan magia para hacer llover. Al menos se divierten.

Enlaces

Periodismo y escepticismo: sembrar la semilla de la duda es una inversión a largo plazo
Descargar pdf de la nota a Pelourson en Semanario, 4/02/09
Parte 1
Parte 2

Read Full Post »

Se dice que algunos productores rurales argentinos pagaron cifras cercanas al disparate a un mago que juraba poseer el don de hacer llover. Javier Pelourson imploró a las nubes por semanas. Y el cielo -al parecer, harto de sus salmos- se vino abajo. Hoy mismo, Crítica de la Argentina publica un reportaje al hacedor de tormentas. Cerca de ahí resumo la historia de Wilheim Reich, el psicoanalista que inventó un “destructor de nubes” que provocaba lluvias y atraía ovnis, la de Charles Hatfield, el rainmaker que inundó San Diego, y la de Juan Barigorri Velar, primer argentino reconocido en el mundo por acertar el pronóstico meteorológico con la ayuda de una máquina que -aseguraba- producía desde ciclones hasta lluvias intermitentes. La tormenta de hoy prueba que, tade o temprano, los profetas obstinados obtienen su recompensa.

Enlaces
“El mago de la lluvia” (Documental sobre Juan Baigorri Velar, 8′ 29 “)

Read Full Post »