Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘BITÁCORA PARANORMAL’ Category

Nos mudamos a Factor 302.4, un energizante que no subestima las autodefensas naturales del cerebro.  ¿Y por qué le habrán puesto Factor 302.4? Aquí está la respuesta.
Te agradeceré que al actualizar en tu blog tus enlaces favoritos reemplaces Magia Crítica por Factor 302.4, cuyas coordenadas son:

http://factor302-4.com.ar

También podés visitar el blog del libro Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Sudamericana, 2009) entrando en
http://invasores-ellibro.com.ar

¡Gracias por tu visita!

Alejandro Agostinelli

Anuncios

Read Full Post »

Las otras profecías. Nota en Las Ultimas NoticiasVarios medios on-line celebran la profecía del Mago Yin, el clarividente salvadoreño que afirmó: “En Chile el 2010 habrá un terremoto muy grande”. Las declaraciones de Efraín Barraza Estrada, como se llama Yin, fueron recogidas por el diario Las Ultimas Noticias el 31 de diciembre de 2009. Entre otros comentarios, que por la presentación mística que hace de sí mismo el personaje son investidos en profecías, en sus ensoñaciones Barraza comparó la magnitud de la catástrofe que vio venir con la de Valdivia en 1960. También predijo un terremoto en Japón, visualizó un tsunami en Filipinas y entrevió erupciones volcánicas en Colombia y Ecuador. Pero estas últimas no interesan a nadie: ahora sólo cuenta el acierto.
Yin, como todo aquel que presume de su clarividencia, incluye en la nómina pronósticos de trazo grueso (aquellas con grandes posibilidades de colar), como una posible enfermedad del octogenario Benedicto XVI o un atentado a Barack Obama.
En suma, las profecías del mago Yin ni siquiera tienen piné de curiosidad. Sí parece increíble que las afirmaciones de estos fantasmones de nota asciendan a la categoría de hechos noticiosos.

Efraín Barraza Estrada, el mago YinCERO EN CÁLCULO DE PROBABILIDADES. Medios, periodistas y opinólogos dan aire a estos personajes pese a que una modesta estadística demostraría que se llevan pésimo con cualquier don predictivo: todo el tiempo, cientos de miles de astrólogos, mentalistas, espiritistas y archimagos vaticinan calamidades dantescas y no son noticia. Cuando de vez en vez la casualidad juega a favor de alguno de ellos, como ahora le tocó al Mago Yin, pocos periodistas notan que han basado su decisión editorial en un razonamiento que hace agua por todo el perímetro.

El Mago Yin la pegó y nadie duda que su popularidad crecerá a ritmo trepidante. Los medios que se jactan de la “primicia” deberían preguntarse cuántos son los videntes que ni siquiera arrimaron el bochín. Hay malas noticias para ellos: todos los demás.

Don Yin es un solitario lanzapredicciones que le debe al azar -y a la cobertura que le prestó algún medio- su momento de gloria. Pero su buena fortuna, que descansa en la injusta atribución de una predicción, muestra en el reverso a cientos de miles de videntes que no acertaron ni de carambola.

Las desmesuradas pretensiones de estos vaticinios se estrellan contra la realidad. Máxime cuando descubrimos que, antes que ver el noticiero en una bola de cristal, a estos profetas perezosos les alcanza con conocer el presente. Por un lado, ningún habitante de Chile o conocedor de su geología ignoraba que es una zona sísmica, siendo por lo mismo un país expuesto a tales riesgos. Por el otro, National Geographic Channel emitió en 2006 un documental (prohibido en Chile)* donde un especialista en terremotos, Don Windeler, y el geólogo Paul Bodin, advertía que había que prepararse para lo peor.

LA CULPA ¿DÓNDE ESTÁ? No es tan grave la existencia de tipos como Efraín Barraza, Antonio Las Heras (quien tras el papelón del caso Pomar sigue recibiendo a distraídos en su consultorio y hasta asesora a personal del Congreso de la Nación) o de otros personajes que creen ser capaces de ver el futuro: cuando entren en el cono de sombra o metan la pata más a fondo, en su lugar habrá otros.
El problema real -sospecho- son los benditos medios, que creen es “color” dar difusión acrítica a esta gente, y la incompetencia de los gobiernos, cuyos funcionarios podrían ocuparse de tomar medidas preventivas y sin embargo están, como hubiese dicho don Vicente Leónidas, colgados en las nubes de Úbeda.

(*) Errata: el documental fue emitido en Chile.

Enlaces

“Las otras profecías del Mago Yin”. En Las Últimas Noticias del 31/12/2009. Bajar artículo en Pdf (1 MB)

Hombre predijo el terremoto hace dos meses. La Alternativa.Org

Un vidente salvadoreño predijo el terremoto. En 24con

Read Full Post »

Este video tiene un par de años, pero hace un par de años Magia Crítica no existía. Es El rap de los Reyes Magos, producido por la agencia española La Despensa. En el clip, Melchor, Gaspar y Baltasar acusan a Santa Claus de someter a los duendes a crueles condiciones laborales, de usar un pijama diseñado por Coca-Cola y aprovecharse de la Navidad para oscuros negociados. No sólo ellos lo denuncian. Es una crítica  corriente entre la progresía bien pensante comparar su estampa con la de personajes propios del horror gótico. Yo mismo participé de esa campaña de desprestigio cuando -en tiempos de la revista NEO– encargué una antibiografía de San Nicolás a la historiadora Cristina Longinotti.
Ahora, otros tres amigos aportan novedades de cierto interés. Mientras Manuel Borraz me avisaba que había que andarse con cuidado ya que “no todos los Papás Noeles son auténticos”, Marcelo Dosa me trasladó cierto comentario escuchado en el conurbano bonaerense. Alien Claus“¿Cómo diferenciás al verdadero Papá Noel de un ladri disfrazado adicto al paco?”. A cualquier peatón con su aspecto le puede pasar lo que al Comandante Clomro cuando se enfundó la capucha a metros de la radio donde iba a revelar su condición de extraterrestre: arriesgarse a pasar Nochebuena en el calabozo. Algunos perciben al barbudo de rojo en su carruaje volante con la misma falta de fe que a los marcianos, salvo que a aquel se lo puede seguir desde una página especializada del NORAD y por Twitter. Al menos eso fue lo que Max Seifert me dijo que iba a hacer esta Navidad.
Yo no sé si Papá Noel es un gordinflón estafador que hace creer a los niños que los renos vuelan, si los escépticos se equivocan y en verdad los hace volar y los maneja ebrio, o si sus regalos son un truco de marketing para una estrategia a largo plazo cuyo alcance no podemos adivinar. No tengo idea, francamente ni idea. Lo que sí sé es que también me cansan los incrédulos incapaces de proponer un héroe navideño superador.
Mientras, les deseo a todos muy felices fiestas. Las de este fin de año y otras cualesquiera que se les ocurra celebrar.
Los Reyes Magos, como siempre, deberán esperar.

Vía Territorio Creativo

Enlaces

Santa Claus, ese personaje de terror. Por Facundo García
Satán Claus. Las dos caras del protagonista de la Navidad. Por Cristina Longinotti
Official NORAD Santa Tracker

Read Full Post »

A principios de año, Graciela Alfano, ex miss Siete Días y actual jurado del programa “El Musical de tus Sueños”, tuvo a uno de sus hijos internado en México. Una tragedia de la que no se quiso aprovechar. “Soy de esas personas que no hacen prensa con los verdaderos dolores”, aseguró. Debió ser por eso que habló del tema solamente en trece oportunidades. Pero el viernes pasado, en el programa cultural Intrusos en el espectáculo, confesó que había hecho “un pacto con Dios”. Que había ofrecido su rostro, su cabello, sus piernas y hasta su vida por la de su hijo cuando estuvo en terapia intensiva.

Mientras estaba por desarrollar sus creencias sobre el tema, el estudio se apoderó con el sonido de la versión de The Muppets de Bohemian Rhapsody, recientemente estrenada a propósito de los 18 años del fallecimiento de Freddie Mercury y el 40 aniversario de la creación de los muñecos.

“Las cosas pasan cuando deben pasar”, disculpó la Alfano al sonidista. Había sido una señal. Un “mensaje”. La ex modelo entendió que debía callar. Luis Ventura, conductor y productor del ciclo, volvió a la carga: “¿Estabas negociando con Dios, qué (cosa)?”. Alfano ignoró su propia interpretación del incidente y retomó el punto: “Estaba negociando la salud de mi hijo”.

EL CONTRAATAQUE DE LOS MUPPETS. “¿Qué dabas a cambio?”, insistió Ventura. “Lo que sea”, repuso Alfano. En ese momento, la canción volvió a sonar. Y a todo volumen. “Técnicamente, me están diciendo de arriba, que la máquina se dispara sola”, dijo Ventura, quien decidió seguir “hasta que la máquina lo determine”.
Ese mismo día, Pablo Layús, notero de Intrusos, se esmeró en decodificar el tema de Queen y en defender la naturaleza misteriosa del asunto. La letra de la canción es tan explícita que nadie debería hablar de mensajes satánicos subliminales -aunque tal vez hubiera correspondido intentar una exégesis de la realidad televisiva argentina, cada vez más cerca de las preocupaciones del CEAMSE-.
La pregunta queda abierta. ¿Qué clase de manifestación censuró a la locuaz entrevistada? ¿Una divinidad omnipresente, una carambola bien aprovechada o productores en pos de rating barato?
Cazafantasmas, exorcistas, escépticos: ¡he aquí un gran desafío! Sólo apto para mentes brillantes.

Agradecimiento: a Diego Rottman, por los enlaces.

Read Full Post »

Los Beatles, en otra dimensiónDesde hace unas semanas circula la noticia de un álbum raro de Los Beatles. Digo raro, y no mágico y misterioso, porque ya saben con cuánto cuidado conviene analizar las evidencias. La historia es así: la tarde del 9 de septiembre pasado, James Richards (seudónimo) viajaba cerca de un sitio llamado Del Puerto Canyon, al oeste de Turlock, California. Como su perro, su único acompañante, comenzó a mostrarse inquieto, detuvo el coche a un costado de la ruta por si necesitaba hacer sus necesidades. En eso, un conejo llamó la atención de la mascota, que salió disparada para darle caza. James, que conoce la perseverancia del animalito, se unió al tren. En medio de la persecución nuestro hombre tropezó y cayó desmayado. Cuando despertó estaba en un living con la cabeza vendada y su pichicho al lado, moviendo la cola. Cerca de allí, un hombre alto, de cabello negro y algo impresentable que dijo llamarse Jonas, le preguntó cómo estaba. Miró a través de la ventana y el paisaje era irreconocible. “¿Dónde estoy?”, le preguntó a Jonas. Desde ese momento, la concepción de Richards de la realidad se puso patas para arriba. Su ángel salvador había resultado ser un viajero interdimensional que decidió intervenir para  prestarle ayuda. Le explicó que había infinidad de Tierras paralelas, que lo había llevado a la suya hasta que se pusiera mejor y le dio abundantes detalles del planeta en esa otra dimensión.
El casete que contiene "Everyday Chemistry"INCREÍBLE SOUVENIR. Mientras conversaban notó que en esa realidad paralela las cosas sucedían de un modo parecido, pero con ligeras diferencias. Otras no tan ligeras, bueno. En un momento, a las perdidas, Jonas le cuenta que su hermano acababa de volver de un concierto de Los Beatles. “¿Quieres decir que aquí todavía están juntos?”, preguntó. Sí, contestó Jonas, y le mostró una estantería llena de casetes. Vio algunos discos conocidos, como Sargento Peppers, pero la portada lucía algo diferente. También vio otros títulos totalmente desconocidos. Le pidió una copia, para traer a nuestro mundo, y a Jonas le cambió el humor. “¡No, nada de fotos, nada de recuerdos, nada de cintas, nada!”. Le explicó que, si se lo permitía, algo malo podía suceder. Richards dejó de mostrarse interesado y cambió de tema. Pero no bien su anfritrión se distrajo metió uno de los casetes en el bolsillo. “No soy el tipo de persona que va a pasar por todas estas cosas en un mundo paralelo sin tomar algo para demostrar mi experiencia”, explica en el web site The Beatles Never Broken Up, donde cuenta la historia completa. Como sea, Jonas lo acompañó hasta el portal dimensional y, en instantes, Richards ya estaba junto a su auto. Otra vez en la Tierra.
The Beatles, psicodelia paradimensionalEL CALVARIO. James Richards (quien asegura preferir el anonimato por temor a represalias de la otra dimensión), es uno de los pocos protagonistas que ha regresado de una experiencia paranatural con pruebas concretas. En este caso, el único disco de Los Beatles grabado en una realidad alternativa, una Tierra II donde el grupo no se deshizo, Mark Chapman no leyó El guardián entre el centeno y George Harrison sobrevivió al cáncer. Otro mundo donde Paul McCartney parece haber sido incapaz de componer “Yesterday” y la banda aceptó a Yoko Ono como quinto beatle.
El título del álbum en cuestión es Everyday Chemistry (algo así como Química Cotidiana) y Richards, o como se llame, lo subió entero a la red, no sea cosa de resultar acusado de lucrar con una obra cuyos derechos son, por lo menos, materia controvertida. Por cierto, pocos le creen. Richards no los culpa. “Todavía tengo problemas para creer lo que me pasó. Yo no esperaría que usted me creyera, seguro que yo no lo haría, por eso tomé la cinta como prueba de que mi experiencia fue real”, explica. Los lectores que comentan las notas publicadas en cada medio anglosajón que se hizo eco de la novedad le saltan a la yugular: de todos los adjetivos que recibió, “charlatán” y “tarado” son los más cariñosos.
Si bien Los Beatles me fascinan, admito que lo mío no es la crítica musical. Pero me preocupó que nadie sometiera al disco a una evaluación ponderada. No para saber si alguien puede volver con un casete de Los Beatles de un universo paralelo, pero sí para pensar en cómo deberían sonar en una realidad donde siguen juntos. Para remediar esto convoqué a mis amigos Daniel Riera, por años crítico de rock en la edición argentina de la revista Rolling Stone, y a Alejandro Borgo, a este último no por su militancia escéptica -faltaba más- sino por sus conocimientos sobre la historia de Los Beatles y por ser un intérprete exquisito de sus canciones.

Escuchar Everyday Chemistry

Daniel Riera

NUESTROS BEATLES SON MEJORES
Por Daniel Riera

No sé si es una buena noticia que exista una banda llamada “Los Beatles” en otra dimensión. Por lo menos, no me queda claro luego de haber escuchado su casete (en esa otra dimensión, sigue siendo el soporte sonoro favorito de los usuarios) Everyday Chemistry. Los Beatles de la otra dimensión se llaman John Lennon, Paul Mc Cartney, George Harrison y Ringo Starr, igual que los nuestros. Pero no son iguales: en Everyday Chemistry queda clarísimo. James Richards, el hombre que importó el casete de aquellos Beatles (que todavía hoy siguen tocando allí donde viven), no aclara si la banda grabó allí un álbum parecido a lo que de este lado conocemos como Album Blanco (aunque su verdadero título sea The Beatles). Si así fuera, uno deduciría que aquellos John, Paul, George y Ringo han decidido profundizar en la senda experimental iniciada con “Revolution 9”. Aquí hay cintas invertidas, caos sonoro, muy poco de lo que en esta dimensión denominaríamos “canciones”. Para aquellos que gustamos de la música de “nuestros Beatles”, este es un problema. Porque si algo hacían bien “nuestros” Beatles,  era precisamente… ¡canciones! En ese revoltijo sonoro que es Everyday Chemistry, podemos identificar sin dificultad fragmentos de temas de lo que aquí conocimos como Wings, como Band On The Run, o de la carrera solista que Lennon desarrolló en nuestra dimensión, como Isolation. Al no haberse separado jamás, aquellos Beatles fueron teniendo ideas con algún punto de contacto con las que se le ocurrieron a “nuestros” Beatles cuando se convirtieron en solistas. El problema es que en la otra dimensión no lograron desarrollarlas como lo hicieron en este: se disuelven en un collage monótono que por momentos evoca más a los Residents que a “nuestros” Beatles. Ignoro qué representa este álbum en la carrera de la legendaria banda que existe y hace música en otra dimensión. Si todos sus discos son como Everyday Chemistry,  no tengo ninguna duda de que “nuestros” Beatles son muchísimo mejores.
Alejandro Borgo

UN REGRESO A LA NADA AUTORAL
Por Alejandro Borgo

No suenan a temas compuestos y desarrollados de acuerdo a ideas centrales. Un pedazo de letra por acá, una voz por allá, una base rítmica que se repite. No parecen temas que tengan una línea melódica y armónica coherente. Se deben haber renovado bastante en esa realidad paralela, porque no parecen Los Beatles. Pero ellos eran así, innovadores. Lamentablemente, este disco marca, yo diría, una involución. Comparado con la última obra conocida grabada por Los Beatles, Abbey Road, este disco representa una verdadera regresión a la nada autoral. Igualmente, resulta grato saber que se mantuvieron en actividad, volviendo a ingerir gran cantidad de drogas psicodélicas al componer y grabar. O tal vez una suerte de Alzheimer prematuro les afectó la creatividad y balbucearon aleatoriamente lo que recordaban de sus vidas anteriores.

Vía Casco de Kamikaze

Enlaces

The Beatles Never Broke Up…

Descargar disco completo

Read Full Post »

The Fourth KindEl título no es una autocrítica al número de visitas que recibe este blog. Se refiere al terror psicológico, un género cinematográfico rendidor por razones misteriosas o, si se quiere, exitoso contranatura: los cines se llenan de gente que busca morirse de miedo. Hace diez años, la industria del cine tambaleó con el éxito imprevisto de The Blair Witch Project (1999). Desde entonces, la modorra quedó firme. Nadie la sacudió hasta Paranormal Activity (Oren Peli, 2007), la historia de una pareja que –para registrar la posible presencia de un fenómeno paranormal- decide dejar una cámara de video encendida en la habitación de su nueva casa. La peli de Peli es esa filmación casual del acoso de un engendro satánico. Fijate el trailer, que muestra los efectos en el público:

Ok, el video es parte de la campaña promocional: el boletero no te pide un informe de aptitud cardiaca. Algunos cinéfilos amigos del terror no quedaron conformes -los pelos no se les pusieron de punta- y refunfuñaron: creyeron haber sido cándidas víctimas de la enésima campaña de marketing viral. Una desilusión semejante a la que causó la Bruja de Blair. Lo cierto es que -con la bendición de Steven Spielberg– el debut de Paranormal Activity también fue espeluznante. Oren Peli solo invirtió 15 mil dólares y ya recaudó 62,5 millones de dólares. El presupuesto de The Blair Witch fue bastante mayor (entre 500 mil y 750 mil dólares) y en taquilla superó los 200 millones de dólares. Comparativamente, la puja corona a Paranormal Activity reina del género antes de su estreno internacional. Ambas películas utilizaron Internet como plataforma de lanzamiento: la de la bruja fue pionera en propagar el “misterio real”. Paranormal explota recursos que en 1999 no existían, como las redes sociales, la web 2.0 y el sistema de estrenar en salas con demanda asegurada. Dicen que quizá termine siendo la película más rentable de la historia. Pero aquí la cosa no termina. Mirá:

A fines del siglo XX, creímos haberlo visto todo: El día que paralizaron a la Tierra, La invasión de los ladrones de cuerpo, Invasores de Marte, Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, E.T., y series como Star Trek, Alf y Los Invasores. Pero luego –hacia final de siglo- aterrizaron los MIB, Mars Attacks!, Día de la Independencia y el eslabón pop perdido de los 90, Los Expedientes Secretos X (del borradísimo Chris Carter) y su panegírico de la conspiración como maestro de la Historia. Que no se detuvo: en el siglo XXI ya tuvimos en la tele a Taken, y el caso de la niña prodigiosa que redime el género extraterrestre; en el cine a Sector 9, y su himno a los alienígenas discriminados en Johannesburgo y ahora, para remediar las nostalgias de los 80, desfilan las chicas de V y el esperpéntico corso de los lagartos maquillados.

¿Adiviná quién vino?PURA YODA. The Fourth Kind (Olatunde Osunsanmi, 2009) estrena en los Estados Unidos el 6 de noviembre. Esos ojitos (si clickeás la imagen izquierda comprenderás) aparecen en pesadillas como las de This Man. Es que lo desconocido no aterroriza si no te mira a los ojos.  Tras los casos ovni del primero, segundo y tercer tipo (directa alusión a la nave madre de la factoría Spielberg, Encuentros Cercanos, 1977), están los del cuarto tipo, aquellos “más difíciles de documentar”. El misterio a resolver es una abrumadora cantidad de personas desaparecidas en Alaska. La encargada de despejar la incógnita de esos ojitos es la psicóloga Abigail Tyler (Milla Jovovich). Ella (como en Paranormal Activity) graba las sesiones de pacientes con los nervios destrozados, a quienes hipnotiza para tratar de recuperar posibles recuerdos traumáticos ocultos. Aunque en envase hollywoodense, The Fourth Kind es otro ejemplo del terror psicológico como subgénero dentro del cine de ciencia ficción. Pero -ejem- el trailer comienza con una ingenua declamación de principios documental: se regocija en una clasificación de los encuentros con ovnis provista por un famoso ufólogo, hace referencias a “casos reales” y su protagonista, la Jovovich, dice: “Hola, soy actriz, lo que van a ver es una dramatización…), como si esa presentación bastara para despegar ficción de realidad.
Joseph Allen Hynek¡ UNA COMEDIA ALIENÍGENA YA! The Fourth Kind (¿cuál será su traducción castiza? Ojalá en España eviten llamarla Cuarta Fase) presenta como si hubiese descubierto agua en Marte la clasificación del doctor Joseph Allen Hynek, la antigua categorización de los “niveles de complejidad” de las experiencias con ovnis que sirvió para lanzar el antológico film de Spielberg.
Cualquiera sea el resultado dramático de la película de Osunsanmi, la conexión entre ufología, terror y un auditorio receptivo al terror nos regresa a la paradoja inicial: ¿Por qué la gente paga una entrada para asustarse? El ensayista Martin Kottmeyer hace la misma pregunta de otro modo: “¿Por qué hay gente dispuesta a identificarse con personas que sufren? Quizá se trate, en parte, de una prueba. Nos enfrentamos al miedo y ello nos ayuda a dominarlo. También nos gusta ver cómo los malos acaban recibiendo su merecido”. Más adelante, sigue: “Fundamentalmente todo gira en torno a nuestra contienda permanente contra el caos a la búsqueda de un orden renovado”.

Lejos de las abstracciones teóricas, extraño alguna película inteligente sobre extraterrestres que desande -incluso con humor- aventuras humanas. Hay un reconocido director argentino que anda por España intentándolo, ¿lo conseguirá?

Mientras tanto aquí, en la Argentina, la obra cumbre de Héctor G. Oestherheld, El Eternauta, sigue esperando un cineasta capaz de filmarla.

Descargas

¿Por qué nos gustan las películas de miedo? ( Artículo de Luis Muiño en supl. “ES” de La Vanguardia (27/09/08), para descargar en PDF).

Read Full Post »

Older Posts »