Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘CLÁSICOS’ Category

Ya dije que salí encantado de ver Avatar. Pero también que James Cameron abrevó de fuentes identificables. Exploré entre la chatarra psicodélica de los setenta embebida en Youtube y no tuve que revolver mucho hasta encontrar esta rara avis (arriba), una perla que engarza con el collar de promiscuidades y pastiches culturales que intentamos exorcizar. Se trata de una banda francesa de los setenta, los Rockets (homónimo del grupo mexicano fundado en Monterrey, en 1958), que reflejó el bagaje de dónde viene y aún proyecta una inesperada brisa hacia el futuro (que es hoy).
En el clip (Rockets, 1976) temas, estética y hasta iconografía explican la cadena de bostezos que les debió causar a muchos iniciados la resurrección de la new age en los noventa: por más empeño que pusieran, nueva no era.

MARCA Y MERCA. Le llamaron a su primera formación Crystal y tuvieron claro lo que ahora los licenciados en marketing llaman hacer marca cuando le encargaron a un luthier parisino construir dos guitarras, una con forma de estrella, que representaba el cosmos y la posibilidad de la existencia de otras formas de vida espacial, y otra inspirada en los incas, que representaba a Inti, el dios sol.

Famosos en los Estados Unidos e Italia entre 1977 y 1982, las performances de Les Rockets recibieron aportes de la ficción científica y el imaginario alienígena en las letras y en la puesta en escena. Como no eran Pink Floyd, Yes ni Genesis, abusaban de sintetizadores y vocorders. Y tal vez porque no sonaban todo lo futuristas que deseaban, los músicos se untaban el cuerpo con una crema azul platinada, vestían uniformes brillantes y bailaban un break robótico onda Kraftwerk. Según sus biógrafos, fueron pioneros en jugar con serpentinas láser y en cocinar al público con pirotecnia en sus conciertos: lanzaban volutas de fuego con una bazooka y llegó a haber heridos en combate.
Todos eran hijos de la contracultura de los sesenta. Y al menos un integrante, el guitarrista Alain Maratrat, era fan de los platos voladores.

¿Querés sugerir alguna otra influencia terrícola para este boletín?

Fuentes:
Les Rockets en Wikipedia (en italiano)

Página oficial (en italiano)

Página biográfica (en italiano)

Read Full Post »

El Tunel del Tiempo¿Quién se acuerda de El Túnel del Tiempo? Hay un capítulo –One Way to the Moon, 1966 que nunca olvidé: los doctores Tony Newman (James Darren) y Doug Philips (Robert Colbert) aparecían dentro de una nave en pleno alunizaje ¡en 1978! La proximidad de la fecha me causó cierta ansiedad. Pero el futuro se adelantó. Sentí el mismo escozor años más tarde, cuando oteaba el presente buscando rastros del Gran Hermano orwelliano en la víspera de 1984, cual evangélico obsesionado con los códigos de barra (que como todo buen cristiano sabe, encriptan el número de la Bestia).

SF and FutureComo sea, los realizadores de cine de ciencia ficción no siempre tienen en cuenta que el futuro del que hablan puede llegar en cualquier momento y olvidan situar sus tramas en el calendario. Otras veces, la ausencia de coordenadas precisas tiene que ver con el efecto buscado: sugerir que el tiempo es como una bruja con Alzheimer y el pasado puede ser el futuro, o viceversa.
Dan Meth es un pibe neoyorkino aficionado a la historieta y la ciencia ficción. Gracias a otro pibe -Martí Flò, un catalán amante del cine de extraterrestres- supe que Meth trazó una curiosa línea de tiempo, donde indica las fechas en que tuvieron lugar los sucesos contados en diferentes películas de ciencia ficción, desde La Naranja Mecánica hasta Dune. ¿Cómo organizó a las pelis? ¿Eligió nada más que a los clásicos? ¿Puso solamente las que son parte de su panteón sagrado? No, rastreó Wikipedia a fondo y en la infografía sólo agregó las que incluyen el año exacto.
El cronograma constituye un ejercicio de prospectiva de utilidad relativa: el análisis de aciertos y desaciertos de gran parte de las películas indexadas deberá esperar a las generaciones venideras. Pero, como dice Martí, “ayuda a saber cuáles se han aventurado más y cuáles han quedado desfasadas”.  ¿Comentarios?

Enlaces
Futuristic Movie Timeline

Read Full Post »

Sandro (caricatura  de Alale)Roberto Sánchez, el gran Sandro, murió anoche. Hasta ahora, Magia Crítica no se detuvo ante los difuntos célebres (a menos que resulten canonizados, como pasó con Raúl Alfonsín, o cuando el finado fue Fernando Peña, un compañero de blog). Y no, la verdad es que sobre Sandro no tengo gran cosa para decir que competa a la temática de este blog: su vida pendió de un hilo durante demasiado tiempo, el suficiente como para dejar sin aire a los tejedores de conspiraciones; tampoco hay necesidad de salir en defensa del supuesto fracaso del “milagro médico” (un oxímoron, la medicina no es milagrosa). Aunque esa clase de chistes pueden fallar (ya pasó con Michael Jackson), todavía nadie denunció su primera reaparición fantasmal.
Pero un argentino muy querido murió y quiero decir tres o cuatro cosas sobre el tema.

* Como cada vez que se va un personaje admirado y popular, la televisión saturó la pantalla con horas de transmisión en vivo y dejó en claro que su única misión fue mantener el tema a flote a cualquier precio. Rezo a Betrand Russell para que esta serpiente de verano dure poco. Pero es inútil rezar a Russell.

* Ante las pérdidas sentidas, las almas tristes precisan silencio y calma. Y anoche el ruido fue excesivo. Ninguna pena justifica tanto bochinche. Astros, estrellas y entenados parlotearon sobre “el amigo” Sandro. Con lo difícil que es hablar sobre el amigo que acaba de morir, desfilaron las lenguas de todas las Susanas, Mirtas y Guillermos Blanc del país.

* Tras la noticia de su muerte, anoche no había mucho más que informar. Salvo buscar en su mansión de Banfield vecinos cogoteando por su minuto de fama, era evidente que la televisión no tenía nada que hacer allí.

De Sandro siempre me atrajo más su voz y el personaje que sus canciones. Pero tuvo un carisma que hubiese sido la envidia de cualquier gurú. Ya en la sonrisa se notaba que era un gran tipo. El amigo soñado con quien compartir unos vinitos. Yo no lo conocí, pero mi amigo, el periodista y fan Daniel Riera, sí. Dany, por si alguien no lo sabe, es de esos tipos capaces de escribir una gran historia a partir de un par de anécdotas indefectiblemente reveladoras. Eso hizo hace días en la revista colombiana Soho. Vale la pena leerla para conocer mejor a Sandro y el vínculo con sus fans.

ROMPAN TODO. Mi homenaje al cantor fue llamar a Dany, por si necesitaba consuelo. Estaba triste y solo en su casa de Banfield. Pese a vivir a diez cuadras del fortín de Sandro, tuvo que juntar coraje para ir a despedirse. Hablamos del día en que a Clarín se le filtró el suplemento que iba a publicar cuando el artista falleciera, una práctica espantosamente naturalizada (y hasta defendida) en las redacciones. Enseguida, Daniel dejó asentada la siguiente comprobación: si alguien creyó que –tras el papelón- el diario de Ernestina Herrera de Noble iba a encargar de vuelta o reescribir esas notas por el honor o para contagiar al texto con una pizca de sensibilidad, se equivocó y mucho.
Ayer, Clarín publicó los artículos conocidos. El indicio: Sandro murió anoche y anoche el diario escribió ayer. “Má si, total, ¿cuántos se van a avivar?”, habrá pensado el editor.
Mientras quienes tanto lo quisieron lloraban, Clarín le regaló rosas podridas al Maestro.

Posdata: En su blog Malas Palabras, Diego Rottman hace una minuciosa comparación entre la necrológica que se le escapó a Clarín mientras Sandro vivía y la edición maquillada de hoy. Ver Sandro, la única persona a la que Clarín le dedicó dos obituarios.

Crédito: La caricatura procede de Trazando.

Read Full Post »

Read Full Post »

Los Beatles, en otra dimensiónDesde hace unas semanas circula la noticia de un álbum raro de Los Beatles. Digo raro, y no mágico y misterioso, porque ya saben con cuánto cuidado conviene analizar las evidencias. La historia es así: la tarde del 9 de septiembre pasado, James Richards (seudónimo) viajaba cerca de un sitio llamado Del Puerto Canyon, al oeste de Turlock, California. Como su perro, su único acompañante, comenzó a mostrarse inquieto, detuvo el coche a un costado de la ruta por si necesitaba hacer sus necesidades. En eso, un conejo llamó la atención de la mascota, que salió disparada para darle caza. James, que conoce la perseverancia del animalito, se unió al tren. En medio de la persecución nuestro hombre tropezó y cayó desmayado. Cuando despertó estaba en un living con la cabeza vendada y su pichicho al lado, moviendo la cola. Cerca de allí, un hombre alto, de cabello negro y algo impresentable que dijo llamarse Jonas, le preguntó cómo estaba. Miró a través de la ventana y el paisaje era irreconocible. “¿Dónde estoy?”, le preguntó a Jonas. Desde ese momento, la concepción de Richards de la realidad se puso patas para arriba. Su ángel salvador había resultado ser un viajero interdimensional que decidió intervenir para  prestarle ayuda. Le explicó que había infinidad de Tierras paralelas, que lo había llevado a la suya hasta que se pusiera mejor y le dio abundantes detalles del planeta en esa otra dimensión.
El casete que contiene "Everyday Chemistry"INCREÍBLE SOUVENIR. Mientras conversaban notó que en esa realidad paralela las cosas sucedían de un modo parecido, pero con ligeras diferencias. Otras no tan ligeras, bueno. En un momento, a las perdidas, Jonas le cuenta que su hermano acababa de volver de un concierto de Los Beatles. “¿Quieres decir que aquí todavía están juntos?”, preguntó. Sí, contestó Jonas, y le mostró una estantería llena de casetes. Vio algunos discos conocidos, como Sargento Peppers, pero la portada lucía algo diferente. También vio otros títulos totalmente desconocidos. Le pidió una copia, para traer a nuestro mundo, y a Jonas le cambió el humor. “¡No, nada de fotos, nada de recuerdos, nada de cintas, nada!”. Le explicó que, si se lo permitía, algo malo podía suceder. Richards dejó de mostrarse interesado y cambió de tema. Pero no bien su anfritrión se distrajo metió uno de los casetes en el bolsillo. “No soy el tipo de persona que va a pasar por todas estas cosas en un mundo paralelo sin tomar algo para demostrar mi experiencia”, explica en el web site The Beatles Never Broken Up, donde cuenta la historia completa. Como sea, Jonas lo acompañó hasta el portal dimensional y, en instantes, Richards ya estaba junto a su auto. Otra vez en la Tierra.
The Beatles, psicodelia paradimensionalEL CALVARIO. James Richards (quien asegura preferir el anonimato por temor a represalias de la otra dimensión), es uno de los pocos protagonistas que ha regresado de una experiencia paranatural con pruebas concretas. En este caso, el único disco de Los Beatles grabado en una realidad alternativa, una Tierra II donde el grupo no se deshizo, Mark Chapman no leyó El guardián entre el centeno y George Harrison sobrevivió al cáncer. Otro mundo donde Paul McCartney parece haber sido incapaz de componer “Yesterday” y la banda aceptó a Yoko Ono como quinto beatle.
El título del álbum en cuestión es Everyday Chemistry (algo así como Química Cotidiana) y Richards, o como se llame, lo subió entero a la red, no sea cosa de resultar acusado de lucrar con una obra cuyos derechos son, por lo menos, materia controvertida. Por cierto, pocos le creen. Richards no los culpa. “Todavía tengo problemas para creer lo que me pasó. Yo no esperaría que usted me creyera, seguro que yo no lo haría, por eso tomé la cinta como prueba de que mi experiencia fue real”, explica. Los lectores que comentan las notas publicadas en cada medio anglosajón que se hizo eco de la novedad le saltan a la yugular: de todos los adjetivos que recibió, “charlatán” y “tarado” son los más cariñosos.
Si bien Los Beatles me fascinan, admito que lo mío no es la crítica musical. Pero me preocupó que nadie sometiera al disco a una evaluación ponderada. No para saber si alguien puede volver con un casete de Los Beatles de un universo paralelo, pero sí para pensar en cómo deberían sonar en una realidad donde siguen juntos. Para remediar esto convoqué a mis amigos Daniel Riera, por años crítico de rock en la edición argentina de la revista Rolling Stone, y a Alejandro Borgo, a este último no por su militancia escéptica -faltaba más- sino por sus conocimientos sobre la historia de Los Beatles y por ser un intérprete exquisito de sus canciones.

Escuchar Everyday Chemistry

Daniel Riera

NUESTROS BEATLES SON MEJORES
Por Daniel Riera

No sé si es una buena noticia que exista una banda llamada “Los Beatles” en otra dimensión. Por lo menos, no me queda claro luego de haber escuchado su casete (en esa otra dimensión, sigue siendo el soporte sonoro favorito de los usuarios) Everyday Chemistry. Los Beatles de la otra dimensión se llaman John Lennon, Paul Mc Cartney, George Harrison y Ringo Starr, igual que los nuestros. Pero no son iguales: en Everyday Chemistry queda clarísimo. James Richards, el hombre que importó el casete de aquellos Beatles (que todavía hoy siguen tocando allí donde viven), no aclara si la banda grabó allí un álbum parecido a lo que de este lado conocemos como Album Blanco (aunque su verdadero título sea The Beatles). Si así fuera, uno deduciría que aquellos John, Paul, George y Ringo han decidido profundizar en la senda experimental iniciada con “Revolution 9”. Aquí hay cintas invertidas, caos sonoro, muy poco de lo que en esta dimensión denominaríamos “canciones”. Para aquellos que gustamos de la música de “nuestros Beatles”, este es un problema. Porque si algo hacían bien “nuestros” Beatles,  era precisamente… ¡canciones! En ese revoltijo sonoro que es Everyday Chemistry, podemos identificar sin dificultad fragmentos de temas de lo que aquí conocimos como Wings, como Band On The Run, o de la carrera solista que Lennon desarrolló en nuestra dimensión, como Isolation. Al no haberse separado jamás, aquellos Beatles fueron teniendo ideas con algún punto de contacto con las que se le ocurrieron a “nuestros” Beatles cuando se convirtieron en solistas. El problema es que en la otra dimensión no lograron desarrollarlas como lo hicieron en este: se disuelven en un collage monótono que por momentos evoca más a los Residents que a “nuestros” Beatles. Ignoro qué representa este álbum en la carrera de la legendaria banda que existe y hace música en otra dimensión. Si todos sus discos son como Everyday Chemistry,  no tengo ninguna duda de que “nuestros” Beatles son muchísimo mejores.
Alejandro Borgo

UN REGRESO A LA NADA AUTORAL
Por Alejandro Borgo

No suenan a temas compuestos y desarrollados de acuerdo a ideas centrales. Un pedazo de letra por acá, una voz por allá, una base rítmica que se repite. No parecen temas que tengan una línea melódica y armónica coherente. Se deben haber renovado bastante en esa realidad paralela, porque no parecen Los Beatles. Pero ellos eran así, innovadores. Lamentablemente, este disco marca, yo diría, una involución. Comparado con la última obra conocida grabada por Los Beatles, Abbey Road, este disco representa una verdadera regresión a la nada autoral. Igualmente, resulta grato saber que se mantuvieron en actividad, volviendo a ingerir gran cantidad de drogas psicodélicas al componer y grabar. O tal vez una suerte de Alzheimer prematuro les afectó la creatividad y balbucearon aleatoriamente lo que recordaban de sus vidas anteriores.

Vía Casco de Kamikaze

Enlaces

The Beatles Never Broke Up…

Descargar disco completo

Read Full Post »

Carl Sagan PosterSi en el Universo hubiese alguna autoridad encargada de impartir justicia, uno de sus crímenes fue haber privado tempranamente a la Humanidad de una de las mentes que más hizo por la promoción de valores sociales e intelectuales que hoy pocos defienden con el mismo amor, entrega y pasión. Entre ellos, fomentar la autoconciencia de la especie: éramos la tecnología que conquistaba el espacio exterior, pero a la vez la inteligencia que debía mirarse el ombligo y reflexionar sobre su compromiso con “un mundo loco y peligroso”. Carl Sagan falleció el 20 de diciembre de 1996. El 9 de Noviembre hubiese cumplido 75 años.
GENIAL. Carl dedicó gran parte de su vida a compartir su fascinación por el mundo y el cosmos con una fuerza gestual y poética deslumbrantes. Su innovadora serie Cosmos y sus obras literarias y científicas aún resuenan entre quienes disfrutamos del conocimiento en sus múltiples manifestaciones. James Randi, ilusionista especializado en divulgación de la ciencia y el esclarecimiento de lo paranormal, recuerda en este video reveladoras vivencias que compartió con su amigo, el científico que poco antes de morir exorcizó la mala ciencia (y la mala magia) en El mundo y sus demonios (1997).

LIBRE. La última noticia sobre Carl Sagan en los periódicos no levantó polvareda sino humo. Una biografía reveló que Sagan fue consumidor de cannabis. En un ensayo suyo (que publicó con seudónimo) explicó que sus viajes interiores le permitieron apreciar desde nuevas perspectivas el arte, la música y las comidas. La yerba le acomodó sus propias ideas con relación a la religión. “El aumento de la sensibilidad en todas las áreas me da una sensación de comunión con mi entorno, animado e inanimado. A veces, se apoderó de mí cierta clase de percepción existencial de lo absurdo y veo con tremenda certidumbre tanto mis posturas hipócritas como las de mis semejantes.” Abogó por el uso libre de la marihuana, cuya ilegalidad consideró “escandalosa” siendo un fármaco que “ayuda a producir serenidad e introspección, sensibilidad y comunión, tan necesarios en un mundo cada vez más loco y peligroso”.

El mundo y sus demonios (1997)DESOBEDIENTE. Sus preocupaciones excedían su amplio espectro de intereses, que abarcaron desde la búsqueda de vida extraterrestre hasta estrategias de educación popular, desde el medio ambiente hasta la evolución de la inteligencia humana. Militó en favor de la paz mundial y el desarme de las superpotencias, arengó contra el uso armamentista de la energía nuclear y se opuso al desarrollo de defensas nucleares ante el eventual impacto de asteroides porque “las armas atómicas son más peligrosas que los asteroides”.
Una, dos, tres, centenares de veces repitió: “Somos polvo de estrellas que piensa sobre las estrellas” o “somos materia estelar que ha tomado el destino en sus manos”. Esa filosofía borderline –entre el rigor científico y el filo indómito del espíritu humano- le llevó postular que el pensamiento crítico no terminaba con la ciencia: la sociedad debía servirse de éste para controlar a los poderes públicos: “Si no podemos pensar por nosotros mismos, si somos incapaces de cuestionar la autoridad, somos pura masilla en manos de los que ejercen el poder”, escribió.

“Mil millones de gracias, Carl”, cerró Ivan Semeniuk la nota conmemorativa publicada por New Scientist. Magia Crítica agrega no parar hasta que los agradecidos sean miles de millones.

Si ya leíste a Sagan, regalá Sagan.

Enlaces

Un amanecer glorioso: canta Carl Sagan

Ciencia y espiritualidad. Por Carl Sagan

El Día de Carl Sagan

Descargar El mundo y sus demonios

Descargar afiche “Somos polvo de estrellas”

Read Full Post »

The Fourth KindEl título no es una autocrítica al número de visitas que recibe este blog. Se refiere al terror psicológico, un género cinematográfico rendidor por razones misteriosas o, si se quiere, exitoso contranatura: los cines se llenan de gente que busca morirse de miedo. Hace diez años, la industria del cine tambaleó con el éxito imprevisto de The Blair Witch Project (1999). Desde entonces, la modorra quedó firme. Nadie la sacudió hasta Paranormal Activity (Oren Peli, 2007), la historia de una pareja que –para registrar la posible presencia de un fenómeno paranormal- decide dejar una cámara de video encendida en la habitación de su nueva casa. La peli de Peli es esa filmación casual del acoso de un engendro satánico. Fijate el trailer, que muestra los efectos en el público:

Ok, el video es parte de la campaña promocional: el boletero no te pide un informe de aptitud cardiaca. Algunos cinéfilos amigos del terror no quedaron conformes -los pelos no se les pusieron de punta- y refunfuñaron: creyeron haber sido cándidas víctimas de la enésima campaña de marketing viral. Una desilusión semejante a la que causó la Bruja de Blair. Lo cierto es que -con la bendición de Steven Spielberg– el debut de Paranormal Activity también fue espeluznante. Oren Peli solo invirtió 15 mil dólares y ya recaudó 62,5 millones de dólares. El presupuesto de The Blair Witch fue bastante mayor (entre 500 mil y 750 mil dólares) y en taquilla superó los 200 millones de dólares. Comparativamente, la puja corona a Paranormal Activity reina del género antes de su estreno internacional. Ambas películas utilizaron Internet como plataforma de lanzamiento: la de la bruja fue pionera en propagar el “misterio real”. Paranormal explota recursos que en 1999 no existían, como las redes sociales, la web 2.0 y el sistema de estrenar en salas con demanda asegurada. Dicen que quizá termine siendo la película más rentable de la historia. Pero aquí la cosa no termina. Mirá:

A fines del siglo XX, creímos haberlo visto todo: El día que paralizaron a la Tierra, La invasión de los ladrones de cuerpo, Invasores de Marte, Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, E.T., y series como Star Trek, Alf y Los Invasores. Pero luego –hacia final de siglo- aterrizaron los MIB, Mars Attacks!, Día de la Independencia y el eslabón pop perdido de los 90, Los Expedientes Secretos X (del borradísimo Chris Carter) y su panegírico de la conspiración como maestro de la Historia. Que no se detuvo: en el siglo XXI ya tuvimos en la tele a Taken, y el caso de la niña prodigiosa que redime el género extraterrestre; en el cine a Sector 9, y su himno a los alienígenas discriminados en Johannesburgo y ahora, para remediar las nostalgias de los 80, desfilan las chicas de V y el esperpéntico corso de los lagartos maquillados.

¿Adiviná quién vino?PURA YODA. The Fourth Kind (Olatunde Osunsanmi, 2009) estrena en los Estados Unidos el 6 de noviembre. Esos ojitos (si clickeás la imagen izquierda comprenderás) aparecen en pesadillas como las de This Man. Es que lo desconocido no aterroriza si no te mira a los ojos.  Tras los casos ovni del primero, segundo y tercer tipo (directa alusión a la nave madre de la factoría Spielberg, Encuentros Cercanos, 1977), están los del cuarto tipo, aquellos “más difíciles de documentar”. El misterio a resolver es una abrumadora cantidad de personas desaparecidas en Alaska. La encargada de despejar la incógnita de esos ojitos es la psicóloga Abigail Tyler (Milla Jovovich). Ella (como en Paranormal Activity) graba las sesiones de pacientes con los nervios destrozados, a quienes hipnotiza para tratar de recuperar posibles recuerdos traumáticos ocultos. Aunque en envase hollywoodense, The Fourth Kind es otro ejemplo del terror psicológico como subgénero dentro del cine de ciencia ficción. Pero -ejem- el trailer comienza con una ingenua declamación de principios documental: se regocija en una clasificación de los encuentros con ovnis provista por un famoso ufólogo, hace referencias a “casos reales” y su protagonista, la Jovovich, dice: “Hola, soy actriz, lo que van a ver es una dramatización…), como si esa presentación bastara para despegar ficción de realidad.
Joseph Allen Hynek¡ UNA COMEDIA ALIENÍGENA YA! The Fourth Kind (¿cuál será su traducción castiza? Ojalá en España eviten llamarla Cuarta Fase) presenta como si hubiese descubierto agua en Marte la clasificación del doctor Joseph Allen Hynek, la antigua categorización de los “niveles de complejidad” de las experiencias con ovnis que sirvió para lanzar el antológico film de Spielberg.
Cualquiera sea el resultado dramático de la película de Osunsanmi, la conexión entre ufología, terror y un auditorio receptivo al terror nos regresa a la paradoja inicial: ¿Por qué la gente paga una entrada para asustarse? El ensayista Martin Kottmeyer hace la misma pregunta de otro modo: “¿Por qué hay gente dispuesta a identificarse con personas que sufren? Quizá se trate, en parte, de una prueba. Nos enfrentamos al miedo y ello nos ayuda a dominarlo. También nos gusta ver cómo los malos acaban recibiendo su merecido”. Más adelante, sigue: “Fundamentalmente todo gira en torno a nuestra contienda permanente contra el caos a la búsqueda de un orden renovado”.

Lejos de las abstracciones teóricas, extraño alguna película inteligente sobre extraterrestres que desande -incluso con humor- aventuras humanas. Hay un reconocido director argentino que anda por España intentándolo, ¿lo conseguirá?

Mientras tanto aquí, en la Argentina, la obra cumbre de Héctor G. Oestherheld, El Eternauta, sigue esperando un cineasta capaz de filmarla.

Descargas

¿Por qué nos gustan las películas de miedo? ( Artículo de Luis Muiño en supl. “ES” de La Vanguardia (27/09/08), para descargar en PDF).

Read Full Post »

Older Posts »