Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Alejandro Agostinelli’

Maradona trae brujoDiario Popular, el periódico editado por Grupo Multimedia en Paraguay, no lo debe poder creer. Pocas portadas suyas tuvieron tanto impacto como ésta, que corrió horas antes del partido Parguay-Argentina por las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010: “Maradona -dice la versión- mandó un brujo kurepa para hacer trabajitos en el Defensores del Chaco” (el principal estadio de Asunción). Luego, se armó la de San Quintín.
La especie, aprovechada a fondo por los medios de ambos países, tiene una fuente bien reconocible: “Informes que vienen de ashá”, escribe el redactor de Diario Popular. Esto es: alguien, vaya a saber quién, se lo contó. O alguien, vaya a saber quién, se lo inventó. Incluso si fuera cierta seguiría siendo incomprobable, de ahí que estas historias tienen más interés por su influencia o función social que por su voluntad informativa.

maradonaEl equipo de Maradona viene de recibir tanto palo que la versión de la contraofensiva mágica cae a los paraguayos como anillo al dedo: si la Selección Argentina gana, no fue porque la de Paraguay no dio pie con bola sino porque fueron doblegados por los poderosos efluvios del supuesto brujo contratado. “Es muy poco lo que se puede hacer”, dice Diario Popular que respondieron videntes y manosantas locales. Ahora, si gana la escuadra paraguaya, sus jugadores habrán vencido un doble desafío: evitar el papelón de ser derrotados por un equipo poco eficaz y haber sido capaces de sobreponerse a la magia.

Lo más parecido a un dato son las declaraciones de un brujo local, Kumanchú. Dijo que Diego Maradona “lo estaría visitando en busca de ayuda”. El Popular reproduce el siguiente diálogo:
– Me llamaron de una radio, les dije que no hay problema.
-¿Pero qué clase de paraguayo sos, le preguntamos.
– Jamás le ayudaría a que nuestra selección pierda, de por ahí le ayudo para que su selección clasifique al Mundial, contestó.

Elva Armona de Gonzalez. Fuente: Diario Ultima Hora. Foto: Juan AgueroBuena parte de la sociedad paraguaya tiene firmes creencias mágico-religiosas. Diario Popular suele dar cuenta de sus efectos, especialmente cuando asustan. Hoy mismo dos noticias locales desnudan las consecuencias de una comprensión en clave religiosa de los trastornos de conducta: una madre del distrito de Choré denunció que tres de sus hijos “fueron poseídos”, motivo por el cual recurrió a un cacique para exorcizarlos. “Uno de ellos vive encerrado, otra oloqueá de tanto en tanto y el tercero katu oiko atado y engrillado” (queda pendiente la traducción del guaraní). La otra noticia cuenta que el martes pasado Elva Armoa de González mató a golpes a su hijo de cuatro años para “sacarle el demonio del cuerpo”.

Sucesos trémulos que postergan la frase con la que pensaba cerrar este post. Iba a escribir: “¿Qué sucederá mañana, cuando conozcamos el resultado del partido?”. Me interesa conocer la opinión de algún integrante de la Asociación Racionalista Paraguaya. Pero, sobre todo, la de los responsables de mantener encendida la hoguera de Satanás como chivo expiatorio, ese fantasma que aterroriza a quienes están demasiado seguros de su presencia y a veces enloquece o mata a los que nacieron libres de toda creencia religiosa.

Anuncios

Read Full Post »

El miércoles 15 de julio recibí el llamado de un tipo entrañable. Era el periodista y escritor rosarino Carlos Del Frade, conductor de Radiohistorias (103.3 Radio Universidad de Rosario) (*). Durante veinte minutos conversamos sobre mi libro, Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina, y de las fabulosas vidas de los contactados Eustaquio Zagorski y Francisco García.

Podés escuchar la entrevista completa aquí mismo:

Con Del Frade compartimos nuestra vocación por la ufología a comienzos de los años ochenta. Luego cada cual siguió su camino: él dio pelea entre la denuncia social y el periodismo político y yo quedé colgado de las galaxias, entre la cultura popular y la científica. Tal vez por eso yo lo recordaba más a él, que él a mí. Por aquellos años, más de una vez nos pisamos los talones detrás de los mismos testigos de ovnis y otros portentos. Pero, sobre todo, coincidimos en los corrillos de los congresos anuales que organizaba la FAECE (Federación Argentina de Estudio de la Ciencia Extraterrestre), fuente de la mejor chismografía alienígena que -por razones que ahora considero injustas e incomprensibles- casi no menciono en el libro (**).

Carlitos Del Frade todavía no había leído Invasores (sí la entrevista que publicó Radar, el suplemento dominical del diario Página/12). Por algún motivo, acaso por su elogiosa presentación, me rondaba la pavorosa impresión de que Carlos me estaba confundiendo con otra persona. Confirmé la impresión cuando la entrevista promediaba.

-Lo que te voy a hacer es casi un regalo, me dijo. Tengo un libro tuyo, Mundos paralelos, tu primer libro.

Tragué saliva: Mundos paralelos (Editorial Cielosur, 1979) fue escrito por mi amigo Alejandro Chionetti, explorador de submundos y ganador del concurso Cuarta Dimensión organizado por Fabio Zerpa, y radicado en los Estados Unidos desde 1984.

Repuestos del equívoco, seguimos repasando casos -recordé la masiva convocatoria al avistamiento (interruptus) de la Laguna de Chascomús- y el proceso de escritura del libro. Antes del final, me preguntó por mis conclusiones. Danger! Casi siempre evité, en beneficio del lector, ofrecer algo así como conclusiones. De todos modos alguna idea improvisé, pero pronto me arrepentí de no haber leído en Radiohistorias el epílogo de Invasores, un cuento breve de Héctor Germán Oesterheld, que resume muy bien la tensión que nos lleva a buscar respuestas incluso donde jamás las podremos encontrar.
Como me quedé con ganas de reparar aquella omisión, esta tarde helada de agosto quise compartir ese texto con los lectores de Magia Crítica. Ojalá les guste tanto como a mí.

El cristal de Marte

En algún lugar de los vastos arenales de Marte hay un cristal muy pequeño y muy extraño.
Si alzas el cristal y miras a través de él, verás el hueso detrás de tu ojo, y más adentro luces que se encienden y se apagan, luces enfermas que no consiguen arder, son tus pensamientos.
Si oprimes entonces el cristal en el sentido del eje medio, tus pensamientos adquirirán claridad y justeza deslumbrantes, descubrirás de un golpe la clave del Universo todo, sabrás por fin contestar hasta el último porqué.
En algún lugar de Marte se halla ese cristal.
Para encontrarlo hay que examinar grano por grano los inacabables arenales.
Sabemos, también, que, cuando lo encontremos y tratemos de recogerlo, el cristal se disgregará, sólo nos quedará un poco de polvo entre los dedos.
Sabemos todo eso, pero lo buscamos igual.

Fuente: “Los argentinos en la Luna” (Ediciones de La Flor, 1968)

Blog de Invasores-ellibro

(*) Radiohistorias. Conducido por el periodista y escritor Carlos del Frade, responsable del sitio Postales del Sur. Producción y locución: Anabel Barboza. Se emite de lunes a viernes 23 a 24 hs por Radio Universidad de Rosario (103.3). Ganador del Martín Fierro del interior al mejor programa unitario de radio (2006).

(**) Sobre la FAECE recomiendo leer “Principio y fin de las instituciones ufológicas rectoras en la Argentina”, por Luis Alberto Pacheco, en La Nave de los Locos Nro. 20, enero de 2003. Descargar archivo en Pdf aquí.

Read Full Post »

El lanzamiento de Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina tuvo efectos colaterales, la mayoría de ellos felices, otros no tanto. Eso sí, casi todos fueron divertidos. De las entrevistas radiales, dos se destacan de las demás. Los motivos también son dos:  fueron realizadas por dos entusiastas lectores del libro, Luis Alfonso Gámez (en el espacio que tiene con Javier San Martín en Protagonistas Bizkaia, en Punto Radio Bilbao, España), y Yohanan Díaz (Punto Cero Radio, México), y ambas también se pueden escuchar online.
La nota de Luis Alfonso surgió a partir de una polémica que se desató en España. El colega de El Correo me llamó interesado en nuestra revisión del famoso caso del cabo Armando Valdés Garrido, un militar chileno que, hace poco más de treinta años, declaró haber sufrido una experiencia de “tiempo perdido” durante una guardia nocturna en Pampa Lluscuma, cerca de Putre, en el norte de Chile.
Brevemente, el 25 de abril de 1977 Valdés pasaba la noche con siete conscriptos refugiándose del frío en una caballeriza. La histeria de esa madrugada comenzó cuando vieron una, luego dos luces que no lograron identificar. Valdés fue hacia la luz y desapareció 15 minutos. Luego regresó en una suerte de trance, balbuceando “Ustedes nunca sabrán quiénes somos ni de dónde venimos, pero pronto volveremos”. Horas después, los soldados descubrieron que su barba estaba crecida y el reloj adelantaba cinco días. Esta increíble historia -repleta de detalles novelescos, ahora imposibles de desarrollar- iba a ser parte de Invasores, pero quedó fuera cuando el libro quedó acotado a historias argentinas.

¡QUÉ MENTIROSOTE, IKER! Hace algunas semanas, el cabo Valdés fue entrevistado “en exclusiva” por Iker Jiménez en su programa Cuarto Milenio. En las promociones y cada vez que pudo, Jiménez dijo que la suya era “la primera entrevista en una década”. Para llevar su charla hacia donde le interesaba hizo lo posible por adobar el misterio, como suplicando a Valdés que conservara la versión que tanto jugo dio durante décadas. Jiménez no sólo ensalzó el misterio. También fue al ataque. En el cuarto bloque del programa (ver video, a los 2′  00”), dice: “algunos periodistas han dado entender que fue todo una confusión, que usted fue a hacer sus necesidades, que usted ha hecho una broma a sus propios soldados”. Valdés se va por la tangente y el pícaro animador no repregunta, compra el misterio. El conductor de Cuarto Milenio daba rodeos, le costaba abordar el punto porque -si hubiese sido veraz- se hubiera visto obligado a reconocer que su “exclusiva” era una mentirijilla más, una de las tantas que hay en su programa.

Hace menos de dos años -el 25 de noviembre de 2007-, con el periodista chileno Diego Zúñiga entrevistamos a Valdés en la ciudad de Temuco, en el sur de Chile. El reportaje se publicó en Más Allá (para saber más, descargar pdf), revista cuyo consejero editorial es el escritor Javier Sierra. Nosotros no levantamos a Valdés cargo alguno sino que publicamos sus declaraciones. Valdés, en una entrevista agradable y distendida, nos confió el módico enigma de su desaparición: se había alejado para ir a orinar y luego permaneció sobre una muralla, observando desde cierta altura a las luces y a los soldados, aterrorizados. Los más interesados podrán escuchar el fragmento clave de la entrevista aquí:

De Iker Jiménez podría decir otras cosas, pero, en este caso la ingratitud también duele: gracias a nuestra entrevista supo que Valdés estaba nuevamente disponible. Y así fue como decidió enviar a sus productores a Chile. Sin embargo, despreció la revelación clave de aquella nota, sin tomarse molestias elementales, como consultarnos o pedir el audio de nuestra entrevista, en el peregrino caso de que hubiese querido salir de dudas. Pero pareciera que, a veces, interesarse en corroborar versiones anteriores es algo así como esperar sinceridad de un vendedor de coches viejos. Jiménez, y sobre todo Valdés, saben qué sucedió durante aquel famoso tiempo perdido. “Conocen el final del cuento”, como le digo a Gámez. Y ambos “hacen como que no”.

Habiendo tantos enigmas interesantes, Jiménez opta por perpetuar un falso misterio. La gran tontería es subestimar al espectador. Jiménez, y acaso también Valdés, cree que “el show debe continuar”, cuando no hay nada más placentero que aflojar la vejiga y enfrentar la realidad, siempre más atractiva, emocionante e instructiva que la ficción. Yo sé que es poco formal, ¡pero hay que ser adoquín! ¿No creen?

Enlaces

Fragmento de la entrevista de Diego Zúñiga y Alejandro Agostinelli a Armando Valdés Garrido (25/11/07)

El caso del cabo Valdés: la historia del soldado que se fue a orinar y se inventó una abducción

Entrevista a Alejandro Agostinelli en el programa Luces en La Oscuridad (15/12/2008). Descargar audio aquí.

Entrevista de Luis Alfonso Gámez y Javier San Martín en Protagonistas Bizkaia, en Punto Radio Bilbao, España.

“No he sido abducido”. Las claves de un caso que conmocionó al mundo. Por Diego Zuñiga y Alejandro Agostinelli, en revista Más Allá Nro 234.

Read Full Post »

“Me pongo triste durante un rato muchas tardes, cuando estoy esperando la hora del ataque. Creo que cuando no haya nadie más que yo en el mundo va a ser un poco raro. Pero se me pasa enseguida”, musita el protagonista de El ataque de los robots nebulosa-5 (2008), el corto escrito y dirigido por el español Chema García (Elche, 1981). Fue presentado y premiado en más de veinte festivales especializados. En los seis minutos y pico que dura “El ataque…” vibran emociones que oscilan entre la calma del protagonista (el actor José Manuel Ibarra) y la tensión que causan sus pensamientos. Hay ilusiones, amor, desesperanza, humor, soledad y vacío. Y un clima de soledad apocalíptica escalofriante.
El ataque de los robots nebulosa-5 fue el único corto español seleccionado en Sundance 2009.
Me encantaría que lo vieran y armar un cine-debate. Lanzo una pregunta, para empezar:

¿No es la película sobre una invasión extraterrestre más tierna que vieron en su vida?

Fuente:
Sección vídeo del periódico La Verdad, de España.

Enlaces:
Blog de Nebulosa 5

Reportaje a Chema García

Agradecimiento:
A Martí Fló, de la Fundación Anomalía, por el enlace.

Read Full Post »

Los canguros de Tasmania adictos a las amapolas ¿caminan en círculos? Biólogos, zoólogos y cerealólogos ignoran esta respuesta, básica para deslindar responsabilidades y saber si son ellos, u otro animal silvestre, los autores de las huellas circulares que aparecen en las plantaciones de opio que sostiene a la industria farmacéutica australiana. “Están de la gorra”, delató Lara Giddings, fiscal general de la isla. Al parecer, su única prueba consistiría en que los marsupiales presentan una rara expresión de felicidad; al tiempo de merendar el opiáceo -argumentó- éstos saltan siguiendo patrones circulares. Rock Rockliff, portavoz de la empresa Tasmanian Alkaloids, desestimó el informe de Giddings. Dice que son las ovejas las que consumen las flores alucinógenas tras ser cosechadas. Y que ellas sí habrían sido sorprendidas caminando en círculos. Ya comparan los efectos psicotrópicos de las amapolas con los de la resaca que precedía las copiosas ingestas de cerveza que colocaba a los jubilados Doug Bower y Dave Chorley antes de ponerse a trabajar en los primeros círculos de cultivo descubiertos en Inglaterra, allá por los años ochenta.

Read Full Post »

Vean esta imagen de Michael. Todavía era joven, negro y tenía el pelo mota. Posa al lado de E.T., el extraterrestre que tenía miedo, estaba solo y perdido, a tres millones de años luz de su casa. La película E.T., El extraterrestre (S. Spielberg, 1982) fue un espejo donde se reflejó Jackson. Michael Luckman, en su libro Alien Rock: The Rock ‘n’ Roll Extraterrestrial Connection (2005), cuenta que Michael vio el film cientos de veces, también con los niños con los que compartía sus días en Neverland.
Hay una lectura muy oportuna sobre E.T., o lo que esa película representó para la cultura popular norteamericana. Por esos años, a contramano de la devoción universal, el escritor Ariel Dorfman no se mostró embelesado con el mostrenco. La criatura -cruza de tortuga, insecto y feto- “no es un ser absolutamente raro, no significa para el público un verdadero desafío ni exige un ajuste a fondo de sus percepciones o costumbres como un auténtico ser extraterrestre probablemente lo haría”. Para Dorfman, su cabezota y sus ojazos “son rasgos típicamente infantiles y tienen por objeto provocar la automática adhesión de nuestra raza, el deseo de proteger y acariciar al pequeño”. Con todo, el autor de Para leer el Pato Donald (1971) rescató al film porque propuso “tolerar a seres que no son idénticos a nosotros” (¿cómo le iba a restar ese mérito en tiempos de Reagan?). Dorfman destacó que el personaje poseía la inteligencia de un recién nacido “al que se le debe enseñar todo” y admitía -para terminar- que los norteamericanos habían adoptado a E.T. “como se adopta a tantos huérfanos del Tercer Mundo” (1).

¿ALGO MÁS EN COMÚN? Michael Jackson amaba a E.T. Refrendó su amor con los $ 200.000 dólares que pagó por una pintura al óleo donde pidió que lo representaran entre quienes consideraba sus pares: Albert Einstein, George Washington, Abraham Lincoln, la Mona Lisa y E.T. El cuadro (próceres e iconos usaban los mismos guantes y gafas que el Rey del Pop) estaba entre sus más preciadas posesiones en subasta cuando se declaró en quiebra.
La identificación con aquella criatura infantil y solitaria que sólo podía ser comprendida por otros niños pudo haber ido más lejos. Durante sus años en Neverland -rodeado de chicos a quienes, como él mismo reconoció, invitaba a su cama- Jackson soñó construir un platillopuerto donde filmar el primer aterrizaje extraterrestre y manifestó a sus íntimos la creencia -revelada al mismo Luckman y a su amiga Elizabeth Taylor- según la cual él mismo era originario de otro mundo.
Sus arreglos faciales, su impresionante nariz de gnomo cósmico y su vocación por someterse a tratamientos que supuestamente le permitirían ser “más blanco que los blancos” persistirán en el imaginario colectivo. Esos ajustes fisonómicos tuvieron que ver, sin duda, con cierta tensión por trascender su prisión racial. Pero ¿era un “negro vendido”, como alegaban sus críticos? Vamos a ver.

TERRÍCOLA RENEGAU. Jackson suscitaba el fervor de sus fans por sus talentosas performances musicales. Antes de 2005 -cuando comenzó el juicio por pedofilia, cargo del que fue absuelto- irritaba a sus no fans por su presunta condición de “negro renegado”.
La valoración de los norteamericanos blancos hacia el artista pasaba, inevitablemente, por un filtro racial. Eran la cadencia de su voz y su ritmo “típicamente afrobrasileño” las aptitudes que se imponían entre sus admiradores. Alejandro Frigerio señaló que -por más empeño que pusiera él, y sus millones invertidos en cirugías-, Jackson no podía ser sino negro. “Su osadía -escribe Frigerio, en una nota que aconsejo leer completa– fue su intento de quebrar barreras raciales”. Era su intención de “blanquearse” lo que indignaba. “No señor, eso no se puede”, ironiza el antropólogo. ¿Ser negro? ¿Ser blanco? “Son dos estados diferentes del ser”. Frigerio postula que el trabajo que hizo en su cuerpo el artista fue una iniciativa algo más compleja que “cambiar de color”. Y recuerda el tema donde Jackson cantaba: “No quiero pasar el resto de mi vida siendo un color”. Michael -interpreta Frigerio- “no quiso que su vida fuera definida solamente por su color” (2).
Quién sabe si además fue a buscar otras tonalidades a su planeta natal, al que imaginaba como “una caprichosa anomalía en el océano sideral”.
No, la verdad es que no debió resultar fácil ser Michael Jackson.

Notas
1) Dorfman, Ariel; Como se adopta a un huérfano, en Clarín, 5/05/83.
2) Frigerio, Alejandro; “Moonwalker”. En Afroamericanas, 26/06/09.

Read Full Post »

El video corresponde al noticiero 12Minutos (en inglés). El exorcismo completo está aquí.

“¡Ven, demonio homosexual, sal de ahí y abandona este espíritu! ¡Afloja tu puño, Lucifer!”, grita una mujer, asistida por un morochón grandote. “¡Ahora mismo, en el nombre de Jesús!”, continúa. Patricia McKinney –pastora de la iglesia Manifested Glory Ministries– no expulsa demonios de cualquier espíritu caprichoso. Ella se especializa en liberar del cuerpo de los fieles al “culpable de su homosexualidad”. Que no es otro que el mismísimo Diablo.

El ministerio de McKinney funciona en Bridgeport, Connecticut, Estados Unidos. Los grupos que velan por los derechos de la comunidad gay-lésbica pusieron el grito en el cielo. Es que -si ya tienen bastante que lidiar con la Iglesia Católica, que considera a la homosexualidad una enfermedad- ahora tienen que enfrentarse con grupos evangélicos que equiparan su opción sexual con la posesión diabólica.

McKinney se defiende. Dice que el exorcisado es mayor de edad. Que acudió a su templo pidiendo ayuda. “Pensamos que un hombre debe estar con una mujer y una mujer con un hombre. No tenemos nada contra los homosexuales. Simplemente, no estoy de acuerdo con su estilo de vida”, dijo a una agencia.

EXODO ROSA. Si la Iglesia Católica condena a la homosexualidad por decreto papal, ciertas congregaciones evangélicas no les van a la saga. Una de ellas, Exodus Internacional, ofrece terapias para “corregir la distorsión”. Hace unos años, un dirigente argentino se les dio vuelta. En 2007 dio a conocer en Youtube el retorno a “su” normalidad. Durante diez años, José Luis Maccarone lideró una sección de Exodus, uno de los más poderosos ministerios que reúne a ex gay. Dios -creía José Luis- no lo había creado “así”. En Exodus ocupó cargos jerárquicos. Su vida llegó a ser un símbolo. El testimonio de su conversión, cuenta, representó una esperanza para muchos evangélicos homosexuales que lo seguían. Pero en su mente libraba una lucha secreta. Tanta responsabilidad se tornó un infierno para él. Hasta que explotó. Se sintió un traidor, y ya no lo pudo manejar. Al punto que decidió quitarse la vida. Falló. Sobrevivió para contar que el grupo le hizo vivir una vida de fantasía. Su condición sexual era una cárcel y quiso dejar de ser un “ex gay”. Cuando salió -lo dice en el video- se sintió “como un bebé en una autopista”. Su experiencia no es menos dramática que la de la exorcista yanqui que expulsa diablitos gay del closet en nombre de Jesús.

Enlaces
Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM)

Read Full Post »

Older Posts »