Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 enero 2010

Tiberius MacriLos buenos liberales argentinos dicen que el desembozado fascismo del jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, “no es liberalismo”. Pero los liberales enseguida terminan demostrando que, si no son fascistas, sus amigos también. Ya sé todo lo malo de los Kirchner: que la multiplicación de su riqueza apesta aunque un juez diga lo contrario, que su discurso progre choca frontalmente con la candorosa cordialidad con que honran deudas externas y ajenas y todo lo demás. Pero el año pasado, tras la secuencia de nombramientos de “sus mejores hombres” (el fusilador a cargo de la seguridad porteña, el nostálgico del Proceso al frente de los maestros, el espía subrepticio y su oscurísimo prontuario), ya nadie duda que al Macri del derechismo elegante y macanudo no le quedan pilas ni para disimular.

Taser-x26PICANA FÁCIL. A mediados de enero, Macri dispuso otra medida que lo debió volver a colmar de orgullo: autorizó la compra de una partida de armas “no letales” para la Policía Metropolitana: el Taser. Su nombre evoca al Phaser de la USS Enterprise del capitán James Tiberius Kirk. Pero no es una pistola de rayos de energía regulable para aturdir o liquidar criaturas de un universo imaginario. El Taser es una picana eléctrica de verdad. Y mejorada: funciona a pilas y sus dardos descargan 50 mil voltios que voltean y paralizan al sospechoso ipso facto. La innovadora pistola ha incorporado otro ventajoso ornamento: no deja marcas; es decir, si tenés la desgracia de tropezar con un agente de picana fácil, el tipo te tumba y después andá a quejarte a Cadorna.
Phaser del capitán KirkSegún la firma Buccello (ahora “cerrada por vacaciones” pero que vende el arma en el país), los Taser “no son letales” y “no han causado muertes”. Un informe reciente de Amnistía Internacional dice otra cosa: “desde 2001 hasta 2008 se han registrado 334 muertes por su uso solo en los Estados Unidos”. Por esta razón, Amnistía invitó a los gobiernos del mundo a “limitar el uso del Taser y otras armas paralizantes parecidas”. Su llamamiento se basa en una investigación hecha en 2008 por el ex juez canadiense Thomas Braidwood. Su conclusión: estos dispositivos “tienen la capacidad de alterar el ritmo cardíaco con consecuencias mortales, incluso en individuos sanos, especialmente cuando los dardos de estos dispositivos se colocan en el pecho”.

Fuhrer porteño¿NO IBA A ESTAR BUENO, CARAJO? El Observatorio de Derechos Humanos de la Ciudad de Buenos Aires denunció que las pistolas eléctricas violan la Convención Contra la Tortura de las Naciones Unidas ya que “provocan un dolor extremo y en algunos casos pueden provocar la muerte”, desconociendo por lo tanto a la Constitución Nacional y a la Constitución de la Ciudad.
En un marco de campante ilegalidad, Macri debe suponer que la “mano dura” es un reclamo popular perimido. “Cosa de blandengues”, pensará. A lo mejor imagina que su electorado cree que el nuevo cuco tecno hará tiritar de espanto a los archicriminales de Ciudad Gótica, o de última a los perejiles. Lo malo de esta hipótesis es su estremecedora razonabilidad.
Al parecer -para tranquilizar al vecindario- ahora dicen que han solicitado a la “nueva camada” de servidores públicos a “reflexionar con serenidad” antes de accionar la picana de luxe. Quizás pretenden evitar que se reitere un papelón como el que hace poco sucedió en Arkansas, Estados Unidos, donde un agente frizó a una nena de diez años que se negaba a ducharse. El oficial recibió un formidable puntapié en sus testículos y, con el permiso de la madre de esa mocosa insolente, éste activó su pistola de rayos paralizantes.
Algunos especulan con que esta suma de mamarrachos contribuirá a diluir las ambiciones presidenciales de Macri y su corte de “técnicos” otarios, arribistas o filofascistas. Pero intuyo que alguna cosa habrá que hacer para que el tiro les vuelva a salir por la culata.

Enlaces

Informe de Amnistia Internacional sobre el Taser

Informe Braidwood

Neopicanas Taser: las nuevas armas letales de la Metropolitana

Imágenes de una Taser en acción contra un sospechoso de color (negro)

Read Full Post »

El recuerdo de Francisco García -el marciano por parte de madre- me teletransportó hasta Yolanka. El héroe extraterrestre que nos merecíamos los pibes argentinos, allá por los setenta. Auspiciado por Kasdorf, Yolanka había aterrizado en Titanes en el Ring. Repartía trompadas como ejemplo de paz y era sinónimo de energía y vitalidad. En la web, es un E.T. de culto. En Mercado Libre, por ejemplo, se consiguen frascos originales del yogurt por sólo $ 299. Alguien subió la banda de sonido y Youtube muestra su combate contra Tufik Memet.

Yolanka1Hace un tiempo, en una feria de antigüedades, conseguí una libreta, que guardo en mi Minimuseo Alien junto con una imagen del Sagrado Corazón de Jesús.
A pesar de su desempeño en el ring, Yolanka era extraterrestre, no una momia. No sé si el luchador era sordomudo, pero no recuerdo haber escuchado su voz.
Todas las tardes, creo que a la hora de la merienda, su nave descendía sobre el escenario de Karadagián.
Por su estampa, para mí sólo era superado por Súperman.
Recién ahora me doy cuenta que parecía una abejita.

Enlaces

Banda de sonido

Yolanka / merchandising

Titanes en el ring

Read Full Post »

Francisco García, el contactado que en 1973 predijo un aluvión de ovnis en Chascomús (atrás, Javier Alfonsín, hijo de don Raúl).Una de las historias que investigué con más entusiasmo para Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Sudamericana, 2009) fue la profecía de Francisco García, un contactado que decía ser “comandante de las fuerzas de Marte en la Tierra y marciano por parte de madre a nivel de la tercera reencarnación”. En 1973, García revolucionó a la localidad de Chascomús, provincia de Buenos Aires, y a la audiencia de Canal 13, cuando anunció que el contacto con los marcianos era inminente. “El próximo sábado, cincuenta platos voladores van a descender sobre la Laguna de Chascomús. No serán cuarenta y nueve ni cincuenta y uno, sino exactamente cincuenta platos”, dijo García el 16 de agosto de 1973 a Víctor Sueiro en Teleshow, un programa de entrevistas que compartía con José de Zer, entre otros.

La profecía de García falló y la historia hubiese podido terminar ahí. De hecho, don Alfredo D’Alessandro, por entonces socio del Club de Pesca y Náutica de Chascomús, despachó el asunto en poco más de dos minutos:

Ese capítulo de la ufología argentina, titulado Mi marciano favorito, iba a quedar inédito: ante la imposibilidad de dar con indicios de Francisco García, me propuse reencontrar y visualizar los archivos de las diferentes emisiones de Teleshow, que se ocupó del tema durante una semana, antes de poner manos a la obra; pero ni Canal 13 ni los principales documentalistas porteños sabían nada de aquel rodaje. Una luz de esperanza asomó cuando Sueiro me dijo que guardaba algunas cintas y podía mostrármelas. Lamentablemente, el periodista falleció antes de reunirnos y su familia no tuvo suerte cuando buscó el preciado material.
Casi sin darme cuenta, la reconstrucción de la odisea marciana había comenzado. Aparte del propio Víctor Sueiro, entrevisté a varios protagonistas secundarios (Adalberto Ujvari, José Eduardo Bonavita, Luis Urruti, Alfredo D’Alessandro, Abelardo Tejo y Juan José Castro, entre otros) y visité Chascomús para imaginar lo que menos posible lo que debió ser “la escena del contacto”. Luego logré hallar al legendiario Normando Anuar Busefi, otro profeta de extracción peronista –hoy internado en un neuropsiquiátrico- que respaldó el vaticinio de García y cuyo derrotero y destino merecieron un amplio despliegue en el libro.

También intenté reflejar el clima de la época: poco antes había vuelto a la Argentina el general Juan Domingo Perón, se produjo la masacre de Ezeiza, Estados Unidos huía de Vietnam del Sur, en Chile crecía el fantasma del general Augusto Pinochet, las sondas Pioneer partían al espacio profundo con un mensaje a posibles extraterrestres, la revista 2001, periodismo de anticipación era rebautizada “periodismo de liberación” y el diario Clarín comenzaba a publicar El regreso de Osiris, una novela gráfica de Alberto Contreras que mezclaba ciencia ficción, ufología y religión.
En Mi marciano favorito intenté poner en perspectiva a los profetas que prometen grandes revelaciones sobre realidades extraterrestres. Pero, también, quise mostrar cómo actúan los diversos actores antes, durante y después de la instancia de agitación social que causan estos pronósticos. Y que -cuando la profecía falla- poco se gana “apaleando” al profeta: el ensañamiento supone ignorar que siempre hay visionarios rondando por ahí y que, si tienen alguna influencia, es gracias a los periodistas, ufólogos, aficionados y, por supuesto, empresas periodísticas a las que “tanto les interesa” mantener al público bien informado. Ironía ésta que captará el buen lector de Invasores.

Read Full Post »

Ayuda a HaitiAl igual que mi compañero Diego de la Fuente me pregunto por qué mierda los medios -entre ellos Crítica de la Argentina, por supuesto- destacan la muerte del gendarme porteño, cuando más de cien mil haitianos fueron aplastados ayer por el terremoto.

Curiosamente, fue en La Nación donde encontré el dato que muchos deben estar buscando: cómo concretar la ayuda a los sobrevivientes.
La Embajada de Haití en Argentina puso a disposición varias alternativas para quienes puedan postergar gastos suntuarios y donar dinero para socorrer a las víctimas.

Las contribuciones se pueden efectuar:

nota125– Por cheque, remitido a la Embajada de Haití, a la orden de Ministère des Affaires Etrangères d´Haití, con el memo: Assitance aux Victimes du Tremblement de Terre.

– Por giro bancario o depósito a la cuenta del Banco Francés: 304/0302381/6; CBU: 01703045 20000030238165; CUIT/CUIL/CDI: 30 692 186199.

Embajada de Haití
Dirección: Av. Figueroa Alcorta 3297 – 1425 – Buenos Aires
Teléfono: (54 11) 4807-0211 – 4802-5979
Fax: (54 11) 4802-3984
E-mail: embajadahaiti@fibertel.com.ar

Cruz Roja Argentina.

Copipastéen o reenvíen esta información y, si pueden, ayuden a los haitianos.

Importante: En la embajada de Haití por ahora NO reciben ropa; solamente reciben alimentos no perecederos en cajas o packs.

CLACSO / Solidaridad con Haití. Apoyo a la reconstrucción de las Instituciones Educativas.

Read Full Post »

finMi amigo Marselo (como “Marcelo”, pero con ese) es escritor. Escritor, amante de las buenas lecturas y fervoroso pensador de pavores mundanos y espirituales. Fue a ver la megaproducción del título y soltó un rollo anarco-marxistocalíptico que deseo compartir con los mansos fans de esta pantalloplatea. No sé si alguna vez subí un post tan extenso. Por eso, busquen un rato libre, aspiren una larga bocanada de smog y lean. Luego suelten ese aire sucio y disfruten de alguna otra cosa. Ya se va a acabar. Pero no el mundo, precisamente. En cuanto a lo que el comentario dice sobre la película en sí, ojo: tein spoiler.

El imperio recurrió a sus reflejos usuales ni bien la crisis de capitales sacudió al sistema, y produjo una película apta para todo el público que deba ser consolado ante el decaimiento económico; porque, en esta peli, como suele suceder, una vez más se vuelve a terminar el mundo. Así que… ¿crisis? ¿cuál crisis? ¡Crisis son éstas! Ciudades que se desmoronan, kilómetros de edificios que lentamente se reconvierten en montoncitos de cascotes; las calles y las autopistas cayendo a pique y los adorados autitos que vuelan a estrellarse hacia todos los abismos. Un escenario de regreso al caos primordial en el cual sólo el empeño, la decisión y la tenacidad de los típicos norteamericanos de película podrá lograr que unos pocos elegidos de la humanidad sobrevivan junto a las más valiosas obras del arte y la cultura, para garantizar que la civilización capitalista tal cual la conocemos continúe medrando sobre el planeta, ¿o acaso no es esto por lo que trabajamos día a día? Claro que, tratándose del imperio evangélico industrial estadounidense no va a resultar un fin del mundo así nomás, sino que se presenta con todas las claves que renuevan en la población las credulidades básicas que le brindan al sistema su compostura mítica, de modo que esta pecaminosa generación perecerá bajo las aguas en redivivo anegamiento de todo territorio, aunque más a tono con la modernización de las ideas, porque hoy en día cualquier simplón sabe que las nubes se forman por la evaporación del agua, y ya resulta difícil hacernos creer en un nuevo diluvio que pueda cubrir a tope los continentes.

2012 bisEso era cosa de otros tiempos, en los que podía aceptarse que la naturaleza actuara con toda desmesura, porque por entonces no se regía por las leyes físicas sino por la pura voluntad divina. Pero como a esta altura estamos enterados de que Dios nunca realiza su despliegue de grandes producciones sin respetar las reglas de la materia, para esta oportunidad las causas del desastre radicará en portentos menos conocidos, como son los fenómenos del sol, al cual le han brotado unas llamaradas descomunales que, por otra parte, reducirían a Mercurio a polvillo cósmico, y de ahí que hayan salidos disparados hacia el espacio unos neutrinos medio raros, como fallados (total, la gente qué sabe?), y que extrañamente no desintegran a nuestros organismos, pero que, al atravesar la Tierra, le recalientan el núcleo y ya está la explicación de porqué la corteza terrestre empieza a desmoronarse y se abren enormes grietas en todos los continentes. Y con este envase viene envuelto todo un manual de símbolos acerca de las moralejas sociales y de las reorientaciones políticas de última moda, en manera tan elemental que se hace evidente que los guionistas reconocen que los grandes públicos ya alcanzan un punto de evolución mental fronterizo con la imbecilidad. De estos muchos símbolos y modelos a divisar es dable resaltar la ya asentada noción de que el tipo afro y el tipo anglosajón comparten en igualdad de derechos las dignidades sociales, reiterándose el ahora muy previsible presidente afro, con el muchachito afro científico salvador que no es tan genio porque en algo se equivocó, pero que es noble y reconoce sus limitaciones. Para quienes sí no habrá salvación (supervivencia) será para el espécimen hippoide, referente de una cultura underground, muy loco, un extasiado que se cree talentoso y seguro se droga, pero tiene de útil que acopia una información que le va a servir a la gente buena de veras. Al parecer tal vez se salvarán el cirujano de implantes mamarios y la chica que se operó con él, y quien, pobre, se sentía a gusto con su cuerpo, hasta que, débil ella, aceptó siliconarse por presión de un hombre inescrupuloso. Tanto el cirujano como la chica son buenos pero sin mucho carácter y lujuriosos y llegarán hasta ahí, pero no, tampoco para ellos habrá. ¿Y quiénes se salvan? Pues, los principales gobernantes, un montón de seleccionados por su excelente bagaje genético y además los multimillonarios del planeta, que con el aporte de sus fortunas proveen a la construcción ultra secreta de gigantescas arcas modernas anti-sunamis que salvaguardarán este semillero para una nueva era de oportunidades. Y es gracias a esta película que nos enteramos lo beneficioso de que existan estos potentados (qué equivocado estaba Jesucristo acerca del tema), porque sino fuera por el dinero y la sana cuota de egoísmo de los ricos no hubiera habido ni barcos ni futuro para nadie, porque, como se sabe, no se podría confiar en que un Estado se ocupara de toda la cosa, siendo como son los Estados de corruptos e ineficientes, no?

2012¿Puede el pueblo de los EE.UU. creer que su país está en condiciones de concretar este colosal mega-proyecto en un secreto absoluto? ¡No! Donde puede creerse que suceda es en la China, gracias a que hoy en día ambos países andan con tantos buenos lazos; como, por ejemplo, el que cierra el circuito de la fabricación yanqui de granos transgénicos para que la China compre soja para forraje, y todo esto, a no dudarlo, muy bien visto por Dios. Y entre medio una perla maravillosa: ¡Una mención para la Argentina! ¡Sí! ¡Nos nombran! Un mimo que nos otorga el primer mundo en función de haber puesto nuestros campos al servicio del monocultivo y del envenenamiento agroquímico. Similar situación a la de aquel otro engendro fílmico de Invasión a Marte, donde nos hacían el honor de que Buenos Aires fuera destruida por los disparatados bombazos interplanetarios de unos bichos marcianos, como pago a nuestro ingreso noventista en la guerra del Golfo. Y tenemos muchos más mensajes que se derraman desde 2012. Aparecen los trabajadores, así, con todas las letras, quienes construyeron las arcas pero están destinados a quedarse afuera, aunque a último momento podrían ser incorporados gracias a los generosos oficios del muchachito afro y a pesar de la oposición del frío anglosajón que organiza todo, mediante las conmovedoras palabras pronunciadas por el digno representante de ese pueblo que ha sabido lo que es sufrir la exclusión, y ganando el favor de los gobernantes del mundo ahí reunidos, que dan su aprobación paran que las compuertas se reabran y los laburantes que se quedaban afuera mirando también puedan pasar, junto con los escogidos para formar parte de una de las arcas que ha quedado inutilizada. Sin embargo observamos con claridad que cuando la masa de esta gente desesperada se acerca hasta el arca que se está cerrando, un individuo con casco y uniforme de obrero cae al vacío que separa a la nave del andén de embarque (como un foso de castillo medieval), dando la impresión de que esa clase social en realidad no tiene muchas esperanzas.

2012 trisNo se salvará la Iglesia Católica, ya que en Vaticano se quedan rezando confiados en la piedad divina, lo mismo que el presidente italiano, que perecerá por representar la devoción de ese pueblo tan devoto, y eso que aún no lo habían aporreado. Y para dar un guiño de complicidad con la potencia amiga también se salva la humilde familia de campesinos chinos, pero, eso sí, no sin un sacrificio, porque a pesar de sus venerables valores ancestrales, claro, todavía les falta evangelizarse. Y se salvan los hijos del mafioso ruso, que a pesar de ser mafioso tiene la nobleza propia de todos los millonarios y sabe dar su vida para que sus hijos trepen (al principio los rusitos parecían jodidos, pero al contacto con la familia norteamericana elegida se vuelven de buena madera). Y esta familia estrella de la peli se salva por el heroísmo de papá anglosajón, que tras mil peripecias en pos de colar a su familia en el arca (hecho que, además, requiere una mano de la suerte-Dios que siempre va al lado de ellos), y de paso logra salvar al arca misma, justo cuando todo estaba perdido (y acá se ve que el frío anglosajón organizador no estaba del todo errado, ya que por haber hecho entrar a los que quedaban en banda casi se provoca un desastre, vieron?), y cuando papá anglosajón, que parecía haber muerto, surge de las aguas con el último aliento, todos en el arca festejan y ríen como chifladitos, como si eso fuera lo importante y no el que miles de millones de personas estén muriendo en ese instante, tal como el sabio hindú que fue el cerebro que anticipó este apocalipsis y que muere porque, bueno, los hindúes son admirables pero aún no cuentan entre los grandes-grandes del mundo. Y un saludito también para Brasil y chau Río de Janeiro. No obstante, acá lo más importante de todo es que cuando empieza el reflujo de las aguas, resulta que la nueva tierra prometida resulta ser el lugar de África donde aparecieron los primeros homínidos, lo cual queda debidamente explicitado, para así dejar por zanjado el enojoso asunto ése entre evolución o creacionismo, respaldando el punto de vista científico y que se termine el conflicto ideológico entre las distintas posturas evangélicas en los EE.UU. Y quedarán otras cosas más por sumar a este ligero análisis, pero no tengo más tiempo, así que les dejo el encargo de encontrar los mensajes que faltan. Hasta aquí llego. Gracias por atenderme y habrá que ir pensando en cómo vendrá la siguiente superproducción de cine catástrofe evangélico, ya que no sabemos si habrá un próximo fin del mundo, pero seguro lo que sí va a haber serán nuevas crisis del capitalismo, y no porque los mayas las hayan profetizado, sino porque Carlos Marx las predijo.

MARSELO

Enlaces relacionados

¿Qué planes tenés para 2012?

Read Full Post »

Sandro (caricatura  de Alale)Roberto Sánchez, el gran Sandro, murió anoche. Hasta ahora, Magia Crítica no se detuvo ante los difuntos célebres (a menos que resulten canonizados, como pasó con Raúl Alfonsín, o cuando el finado fue Fernando Peña, un compañero de blog). Y no, la verdad es que sobre Sandro no tengo gran cosa para decir que competa a la temática de este blog: su vida pendió de un hilo durante demasiado tiempo, el suficiente como para dejar sin aire a los tejedores de conspiraciones; tampoco hay necesidad de salir en defensa del supuesto fracaso del “milagro médico” (un oxímoron, la medicina no es milagrosa). Aunque esa clase de chistes pueden fallar (ya pasó con Michael Jackson), todavía nadie denunció su primera reaparición fantasmal.
Pero un argentino muy querido murió y quiero decir tres o cuatro cosas sobre el tema.

* Como cada vez que se va un personaje admirado y popular, la televisión saturó la pantalla con horas de transmisión en vivo y dejó en claro que su única misión fue mantener el tema a flote a cualquier precio. Rezo a Betrand Russell para que esta serpiente de verano dure poco. Pero es inútil rezar a Russell.

* Ante las pérdidas sentidas, las almas tristes precisan silencio y calma. Y anoche el ruido fue excesivo. Ninguna pena justifica tanto bochinche. Astros, estrellas y entenados parlotearon sobre “el amigo” Sandro. Con lo difícil que es hablar sobre el amigo que acaba de morir, desfilaron las lenguas de todas las Susanas, Mirtas y Guillermos Blanc del país.

* Tras la noticia de su muerte, anoche no había mucho más que informar. Salvo buscar en su mansión de Banfield vecinos cogoteando por su minuto de fama, era evidente que la televisión no tenía nada que hacer allí.

De Sandro siempre me atrajo más su voz y el personaje que sus canciones. Pero tuvo un carisma que hubiese sido la envidia de cualquier gurú. Ya en la sonrisa se notaba que era un gran tipo. El amigo soñado con quien compartir unos vinitos. Yo no lo conocí, pero mi amigo, el periodista y fan Daniel Riera, sí. Dany, por si alguien no lo sabe, es de esos tipos capaces de escribir una gran historia a partir de un par de anécdotas indefectiblemente reveladoras. Eso hizo hace días en la revista colombiana Soho. Vale la pena leerla para conocer mejor a Sandro y el vínculo con sus fans.

ROMPAN TODO. Mi homenaje al cantor fue llamar a Dany, por si necesitaba consuelo. Estaba triste y solo en su casa de Banfield. Pese a vivir a diez cuadras del fortín de Sandro, tuvo que juntar coraje para ir a despedirse. Hablamos del día en que a Clarín se le filtró el suplemento que iba a publicar cuando el artista falleciera, una práctica espantosamente naturalizada (y hasta defendida) en las redacciones. Enseguida, Daniel dejó asentada la siguiente comprobación: si alguien creyó que –tras el papelón- el diario de Ernestina Herrera de Noble iba a encargar de vuelta o reescribir esas notas por el honor o para contagiar al texto con una pizca de sensibilidad, se equivocó y mucho.
Ayer, Clarín publicó los artículos conocidos. El indicio: Sandro murió anoche y anoche el diario escribió ayer. “Má si, total, ¿cuántos se van a avivar?”, habrá pensado el editor.
Mientras quienes tanto lo quisieron lloraban, Clarín le regaló rosas podridas al Maestro.

Posdata: En su blog Malas Palabras, Diego Rottman hace una minuciosa comparación entre la necrológica que se le escapó a Clarín mientras Sandro vivía y la edición maquillada de hoy. Ver Sandro, la única persona a la que Clarín le dedicó dos obituarios.

Crédito: La caricatura procede de Trazando.

Read Full Post »