Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Juan Domingo Perón’

Francisco García, el contactado que en 1973 predijo un aluvión de ovnis en Chascomús (atrás, Javier Alfonsín, hijo de don Raúl).Una de las historias que investigué con más entusiasmo para Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Sudamericana, 2009) fue la profecía de Francisco García, un contactado que decía ser “comandante de las fuerzas de Marte en la Tierra y marciano por parte de madre a nivel de la tercera reencarnación”. En 1973, García revolucionó a la localidad de Chascomús, provincia de Buenos Aires, y a la audiencia de Canal 13, cuando anunció que el contacto con los marcianos era inminente. “El próximo sábado, cincuenta platos voladores van a descender sobre la Laguna de Chascomús. No serán cuarenta y nueve ni cincuenta y uno, sino exactamente cincuenta platos”, dijo García el 16 de agosto de 1973 a Víctor Sueiro en Teleshow, un programa de entrevistas que compartía con José de Zer, entre otros.

La profecía de García falló y la historia hubiese podido terminar ahí. De hecho, don Alfredo D’Alessandro, por entonces socio del Club de Pesca y Náutica de Chascomús, despachó el asunto en poco más de dos minutos:

Ese capítulo de la ufología argentina, titulado Mi marciano favorito, iba a quedar inédito: ante la imposibilidad de dar con indicios de Francisco García, me propuse reencontrar y visualizar los archivos de las diferentes emisiones de Teleshow, que se ocupó del tema durante una semana, antes de poner manos a la obra; pero ni Canal 13 ni los principales documentalistas porteños sabían nada de aquel rodaje. Una luz de esperanza asomó cuando Sueiro me dijo que guardaba algunas cintas y podía mostrármelas. Lamentablemente, el periodista falleció antes de reunirnos y su familia no tuvo suerte cuando buscó el preciado material.
Casi sin darme cuenta, la reconstrucción de la odisea marciana había comenzado. Aparte del propio Víctor Sueiro, entrevisté a varios protagonistas secundarios (Adalberto Ujvari, José Eduardo Bonavita, Luis Urruti, Alfredo D’Alessandro, Abelardo Tejo y Juan José Castro, entre otros) y visité Chascomús para imaginar lo que menos posible lo que debió ser “la escena del contacto”. Luego logré hallar al legendiario Normando Anuar Busefi, otro profeta de extracción peronista –hoy internado en un neuropsiquiátrico- que respaldó el vaticinio de García y cuyo derrotero y destino merecieron un amplio despliegue en el libro.

También intenté reflejar el clima de la época: poco antes había vuelto a la Argentina el general Juan Domingo Perón, se produjo la masacre de Ezeiza, Estados Unidos huía de Vietnam del Sur, en Chile crecía el fantasma del general Augusto Pinochet, las sondas Pioneer partían al espacio profundo con un mensaje a posibles extraterrestres, la revista 2001, periodismo de anticipación era rebautizada “periodismo de liberación” y el diario Clarín comenzaba a publicar El regreso de Osiris, una novela gráfica de Alberto Contreras que mezclaba ciencia ficción, ufología y religión.
En Mi marciano favorito intenté poner en perspectiva a los profetas que prometen grandes revelaciones sobre realidades extraterrestres. Pero, también, quise mostrar cómo actúan los diversos actores antes, durante y después de la instancia de agitación social que causan estos pronósticos. Y que -cuando la profecía falla- poco se gana “apaleando” al profeta: el ensañamiento supone ignorar que siempre hay visionarios rondando por ahí y que, si tienen alguna influencia, es gracias a los periodistas, ufólogos, aficionados y, por supuesto, empresas periodísticas a las que “tanto les interesa” mantener al público bien informado. Ironía ésta que captará el buen lector de Invasores.

Anuncios

Read Full Post »

Hace algunos días, el portal bonaerense 24con.com desayunó a sus lectores con un título escalofriante. “¿De Narváez poseído?”. La pregunta -no tenía piné de noticia- era impactante. ¿Poseído por quién? ¿Poseído por qué? ¿Por su espíritu rebelde? ¿Por el potencial revolucionario que se anida en su pasión política? Qué va. El artículo se hacía eco de un trascendido. Según la nota, el cardenal Jorge Bergoglio habría dicho expresamente que el espíritu del empresario había sido raptado por Satanás. Raro. Raro porque la Iglesia argentina le escabulle a los candidatos a ceremonias exorcistas como alma que lleva el diablo. Noticias recientes, como la del chiquito que hablaba en arameo, recuerdan que la curia no desea ensuciarse las manos: prefiere delegar estos delicados episodios a sacerdotes carismáticos o pastores evangélicos. Según el comentarista, el arzobispo hizo esta caracterización del diputado y aspirante a la gobernación de Buenos Aires, no porque hubiese utilizado su fortuna para comprar un palco preferencial en las listas del Partido Justicialista o para tranzar alianzas con Macri y Solá, prestos a sacar a políticos solventes de su invisibilidad. A Monseñor tampoco le habría irritado que de Narváez comprase medios de difusión para influir sobre la intención de voto de la población, o que hubiese gastado 241 mil dólares para quedarse con la biblioteca y el uniforme de gala del general Perón. No, ni siquiera habría alterado su sueño que el propietario del predio de La Sociedad Rural invirtiese una pequeña parte de su fortuna -estimada en 500 millones de dólares- para empapelar con su sonrisa el conurbano. Después de todo, así se construye el poder en el paraíso capitalista. Y la Iglesia Argentina no está en contra de nada de eso.
Lo que a Bergoglio le fastidiaba, según 24con.com, era el ideograma chino que lleva tatuado en el cuello. El prestigioso oligarca -su intrépido ascenso en la empresa familiar fue un estudio de caso en Harvard Business School– repitió hasta el hastío por qué no se borró la marca: le hubiera restado credibilidad. No hubiese sido él. El mismo motivo, en fin, por el que no dejó de veranear en Punta del Este. “Soy serpiente de agua. Es el animal más antiguo de todas las culturas, desde Adán y Eva hasta todos los templos budistas. Es el animal que prevalece sobre los tiempos”, explicó hace años a la revista Noticias. De Narváez se jacta de su condición de ofidio en el horóscopo chino. “En eso los orientales poseen alguna ventaja respecto de los occidentales”, abundó.
Pero todavía sucedió algo más inquietante. El curioso trascendido se evaporó. En lo que dura un deletéame esa entrada, la preocupación del austero sacerdote se disipó. Voló. Dejó de existir. Recuperamos la fe en el cardenal. Ahora, si mañana exorcizan a un redactor de 24con.com, que nadie se haga el distraído.

Enlaces

Un tenue rastro de la noticia eliminada por 24con.com, permite datar el texto: se publicó el 6 de marzo.
Francisco de Narváez: el millonario que saltó del PJ a candidato de Macri (Clarín, 09/09/2007)
Conmoción en Buenos Aires por niño de 6 años que estaría poseído (Diario Panorama, 28/09/2008)
“Aprecio los consejos de Manzano” (Noticias Nº 1620)
Franscisco de Narváez por él mismo
Francisco de Narváez en Wikipedia

Read Full Post »