Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 diciembre 2008

te avise que por ahí no pasaras

"¿Por qué me hiciste doblar? Te avisé que ésta es zona de mostros."

Desde hoy los lectores de Magia Crítica son invitados a participar. La idea: enviá un breve relato sobre alguna experiencia extraña e inexplicada que hayas vivido. El blog también pone la oreja a dudas o consultas sobre rarezas de índole paranormal, ufológica o paracientífica. Si tenés algo para contar o preguntar, la propuesta completa se desarrolla acá.

Anuncios

Read Full Post »

Primer acto

No sobran espacios donde despacharse a gusto sobre los temas que a uno le interesan. Y que uno –para darse coraje– supone que interesan a otros.
Como estas cosas no suceden por azar, sino por el concurso de diversas voluntades, quisiera dejar asentado que este espacio no hubiera existido sin la amable gestión de Alicia Beltrami ni el entusiasmo de Nerina Sturgeon. Tampoco minimizo el consentimiento de las esferas superiores del diario Crítica de la Argentina, pero entiendo que autorizaron el alta de este blog por falta de información. De otro modo no se explica el desatino de hospedar un sitio que se ocupará de asuntos que ningún periódico responsable debería publicar.
También agradezco a mi amiga, la diseñadora y fotógrafa Vanesa Tapertte. Ella armó el collage que encabeza Magia Crítica. También contiene fotos suyas, como la que ilustra esta entrada. Hacía falta un ojo sensible, amasado en la cultura pop y en la música de la calle, para descubrir al Eternauta en aquella pared. Vane quiso que se luciera, pero no contaba con mi sabotaje. Movido por cierto fervor de creativo principiante, le pedí que diseñara el encabezamiento con una cantidad de iconos que dieran una idea rápida sobre los temas que tratará este blog, y su foto desapareció.
Por eso aquí va la imagen completa.
Y gracias también a Teresita Escario, Gustavo De Sancho, Sebastián Catalano, Mariano Gondar, Daniel García Molt, Julio López, Luis Eduardo Pacheco y Max Seifert, por sus aportes en la instancia previa.
Si bien tiendo a ser bastante escéptico, no he dejado de creer en el efecto benéfico de los buenos deseos. Además, un ¡¡¡FELIZ 2009!!! no se le niega a nadie.

Read Full Post »

“Todo es posible si elegimos creer.” El eslogan es bueno. La idea del comercial de Banco de la Provincia de Buenos Aires (ver el video) también.
Pero el spot tiene un par de problemas que –ejem– atentan contra su credibilidad. A Marcelo Tinelli (el de Showmatch, no sé si lo tiene) se le planta el auto en medio de una ruta desolada. El conductor se baja de un coche cualunque (es decir, no es un Mercedes ni un Toyota). “A éste se lo habrán prestado”, racionalizará el televidente que elige creer. En rigor, cuesta creer a un Tinelli manejando un auto medio cascado que se planta en medio de la ruta. También es difícil imaginar al conductor viajando solo, sin acompañantes. Pero, otra vez, elegimos creer. Después de todo, es un comercial, no la realidad, y en éste Tinelli se baja del coche, abre el capó y mete la nariz en el motor.
Pero el animador es un héroe, y a los héroes en aprietos les suceden cosas grandiosas. En efecto, a Tinelli se le aparece un plato volador. Luces, viento, asombro. Del aparato baja una criatura de otro mundo que le instala una batería biónica. Arranca el coche y también las emociones: en el comercial hay gente festejando. Son los empleados de una fábrica de baterías. Es un aviso dentro de otro. El de Tinelli que recibe ayuda E.T. es “el primer comercial” de una nueva empresa automotriz. Su dueño, un industrial gordo y simpaticón, proyecta el aviso para sus empleados en una pantalla gigante. Ellos lo ven y aplauden, lloran y alucinan. En fin, el spot exhibe una suma de circunstancias inusuales: como se sabe, los empresarios raramente comparten estas novedades con el personal. Pero habíamos quedado en que todo es posible si elegimos creer, así que tampoco extrañará que el empresario aproveche el brindis de fin de año para anunciar “que tiene el apoyo de un banco”, que es el Banco de la Provincia de Buenos Aires. El verdadero anunciante.

AGULLA, EL CONTACTADO
Curiosamente, este comercial –que marca el regreso de los exitosos publicitarios Ramiro Agulla y Carlos Baccetti– coincide con una entrevista publicada en la edición argentina de Maxim de diciembre. Aldo Sparza, vendedor de autopartes y titular de OvniExpresión, una oenegé dedicada a proteger el derecho a la libertad de expresión de los contactados, denuncia: “La agencia de Ramiro Agulla ha tenido contactos con seres de otro planeta durante diez años, lapso en el que les envió publicidad “con mensajes con contenido de suma importancia estratégica”. Sparza advierte que tiene en su poder “medio centenar de folios que lo prueban”. Ya sé: “todo es posible si elegimos creer”. Pero lo más probable es que Sparza confundiera a Agulla con el publicista y poeta uruguayo Santiago Pando, quien, mientras estuvo a cargo de la campaña del ex presidente mexicano Vicente Fox, en el 2002, dijo que recibía en trance sugerencias de los “mayas galácticos”, como me lo confirmó en una entrevista que le hice en noviembre de 2006. ¿Qué significa todo esto? No tengo la más pálida idea. Se reciben sugerencias.

OTRAS CAMPAÑAS E.T.
Este anuncio no es el único que se aprovecha del prestigio de la tecnología extraterrestres para promocionar productos manufacturados en la Tierra.
Hace un par de años, a un automovilista le abducían el coche y se le rieron todos, menos el empleado de la aseguradora Answer OnLine; en otro, los extraterrestres le pagaban la tarjeta a un abducido. Otro memorable es el de Doritos, donde una rubia pechugona le cuenta a un grupo de chicos extasiados su encuentro con un ovni en el cerro Uritorco y al final les pregunta: “¿Alguno tiene carpa?”.
Uno de los más parecidos al de Tinelli se emitió en julio de 1996, en Brasil, cuando la filial local de Philco lanzó una nueva videocasetera. El spot, producido por la agencia F/Nazca, muestra a un grupo de extraterrestres prisioneros de funcionarios de la industria de productos electrónicos. La competencia no creía que el artefacto hubiera sido fabricado en la Tierra y exigió la confesión de los extraterrestres bajo tortura.
El mismo día que salió al aire la Iglesia se escandalizó. Al parecer, las escenas de tormentos eran demasiado crueles (aunque las víctimas fueran seres de otro planeta). Philco levantó el aviso y emitió un segundo spot titulado Tortura Nunca Mais. Una voz en off decía: “En respeto a los derechos humanos de los extraterrestres, la Philco, en una actitud inédita, va a revelar el secreto de sus videocaseteras. ‘Competidores, suelten las orejas de los ETs y anoten: Philco usa la tecnología xizbedozeintergalácticaglacialciberpslonv4spartrektotal. Urgente. Los ETs no tienen la culpa. Libertad para los ETs. Tortura nunca más’”. Al final, los extraterrestres declaraban: “Gracias, Philco”. (1)
F/Nazca convirtió el revés en un gol de media cancha.

DEL PACTO A LA ALIANZA
De los avisos de Agulla & Bacetti que orillan temas fantásticos me quedo con El Pacto, donde un endiablado Eusebio Poncela le ofrece a un chico –a punto de estrellarse contra un camión– mujeres, dinero… poder. Pero el diablo, que sabe más por viejo que por diablo, no sabe nada de autos: el pibe pega un volantazo y gambetea a la Muerte. Se emitió durante el ocaso del menemismo. En aquel momento, había que tener coraje para pisar el acelerador y dejar atrás el canto de sirenas de Satanás (también había que tener un Renault Clío, pero bueno: alguien tenía que pagar la idea). Hoy los tiempos cambiaron. Y en el aviso del Banco de la Provincia de Buenos Aires asistimos a una magnánima alianza entre el patrón, sus trabajadores y un banco que promete todo. Porque “todo” es posible. Especialmente si elegimos creer. En Tinelli, por ejemplo. Se dice que hace tus sueños realidad.

Referencias

1) Citado por Cláudio Tsuyoshi Suenaga en “Contatados” (2007). Ed. UFO. Centro Brasileiro de Pesquisa de Discos Voadores.

Enlaces

Megagencia

Mayas galácticos. Por Raúl Trejo Delarbre. En ETCÉTERA, 16/09/2002,

Answer OnLine. “Todo tiene solución”.

Visa. Algunas abducciones traen buenas noticias

Doritos

El Pacto – Renaut Clío (1998)

“Contatados”

Read Full Post »

"El grito de Einstein" De Edward Munch / recreado por Diego Alterleib.
Para rechazar la idea del azar, Albert Einstein afirmó:“Dios no juega a los dados”. Pero ¿en qué Dios creía el científico, si es que creía en alguno? ¿Era religioso, agnóstico, ateo o qué? El asunto es todavía bastante discutido. Guillermo Boido, profesor de Historia de la Ciencia de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, responde a las tres preguntas más frecuentes sobre las creencias del genio.

1. ¿Negó Einstein alguna vez la existencia de Dios?

-Luego de un período juvenil de escepticismo religioso, Einstein expresó una profunda religiosidad que lo acompañaría durante el resto de su vida. Uso este término y no el de religión porque no creía en algún dios personal que se ocupe del destino de sus criaturas, en ninguna clase de divinidad que otorga premios y castigos, a la cual se asocia la posibilidad de salvación de determinado grupo social y de los individuos. Nunca practicó religión institucional alguna, como el judaísmo o el catolicismo. Sin embargo, su religiosidad derivaba de su creencia en un Dios muy particular, que se expresa en la armonía, la legalidad y la racionalidad del universo. Así puede ser entendida su afirmación de que era “un no creyente profundamente religioso”. Y por ello siempre negó que fuese ateo.

2.¿A qué cosmovisión religiosa adhería, entonces?

-La de Baruch Spinoza, el gran filósofo del siglo XVII. Afirmó muchas veces su creencia en el Dios de Spinoza, el cual “se revela en la ordenada armonía de lo que existe”, y no en un Dios que se interese por el destino y por los actos de los seres humanos. Aquí Dios y la naturaleza se identifican, y este sesgo panteísta es común a Spinoza y a Einstein. De hecho, Einstein habló en ciertas oportunidades de un “sentimiento religioso cósmico” o “religión cósmica”, una forma suprema de religiosidad que no estaría fundada en Revelación alguna, ni daría origen a una concepción antropomórfica de Dios, ni a una religión institucionalizada, ni a una teología sistemática.

3. Sus ideas sobre Dios, ¿eran importantes en sus concepciones científicas?

-Sí. Sus concepciones acerca de la ciencia (particularmente de la física) se fundaban en su creencia de que las especulaciones científicas provienen de un profundo sentimiento religioso; sin él, no serían posibles la ciencia y el arte. Como Spinoza, afirmaba que en la naturaleza todo acontece de acuerdo con leyes inmutables y deterministas, lo cual le impidió aceptar la llamada a la interpretación ortodoxa de la mecánica cuántica, adoptada por la llamada Escuela de Copenhague, según la cual el carácter de las leyes físicas, en el dominio de la microfísica, es esencialmente estadístico o probabilístico, no determinista. Las propiedades de un sistema cuántico en un cierto instante, según esta interpretación, no determinan unívocamente las propiedades del mismo en un estado posterior. Esta posición alejó a Einstein de los puntos de vista adoptados por la mayoría de los físicos de su época.

Enlaces
Albert Einstein
Baruch Spinoza
Escuela de Copenhague

Read Full Post »

Desde el jueves 14 de agosto de 2008, el barrio Santa Rosa de Lima, capital de la provincia de Santa Fe, Argentina, está alborotado. No es para menos: una multitud de vecinos participa de un acontecimiento extraordinario.

Todo comenzó cuando un perro callejero orinó contra la pared de un negocio dedicado a los juegos de azar y plasmó una imagen que -según los vecinos- es el rostro de Jesucristo. En pocas horas, una procesión espontánea se congregó ante el local, en Aguado al 2500, y encendió las primeras velas.

Como enviado por Astor Piazzola, un muchacho que descendió de una bicicleta juró haber visto el instante en que la mascota levantaba la patita. Otros midieron la relación entre las dimensiones del animal y la altura de la mancha respecto al suelo y consideraron la versión razonable. Para muchos vecinos, la mancha es una reparación, o un anuncio de bienaventuranza, para una zona especialmente castigada por la feroz inundación del 29 de abril de 2003.

Dicen los testigos que por las noches “la cara de Cristo se ve mejor” y se acercan ciudadanos de otras latitudes para persignarse y rezar. Otros, en cambio, ven el semblante del Martín Fierro. Y, otros, el del Che Guevara. Pero, hasta el momento, no celebraron ningún oficio para reivindicar el parecido.

El más beneficiado por la Santa Aguada o Santa Meada -como se le empezó a llamar al fenómeno- es el dueño de la agencia de quinielas El Litoral, adonde “todos los vecinos le jugaban al 33”, por la edad a la que murió Cristo. “No la voy a borrar nunca, ni loca la saco”, dijo la dueña.

No sería pertinente descartar que algún devoto se hubiese encargado de mimar o incluso de obsequiar un huesito al animal. Lo cierto es que en el informe, publicado aquí por cortesía del noticiero de Cablevideo Santa Fe, el pichicho es prácticamente ignorado por los fieles. Intermediario de una proeza escatológica, o protagonista central de un suceso que sólo cobra sentido a ojos humanos, la mascota es víctima de la asunción según la cual “los animales carecen de fe”, por cuanto fueron excluidos de toda previsión bíblica.

Un teólogo que prefirió el anonimato indicó: “Difícilmente la Iglesia Católica canonice al cuzco”.

El pasado 4 de octubre -Día de San Francisco de Asís, Santo Patrono de los animales, los veterinarios y los Lobatos y Lobeznas de Grupos Scouts Católicos– algunos vecinos esperaron que algún sacerdote descarriado se interesara por el alma del animalito que propició el milagro. Pero ninguno se acercó a entregarle una hostia de Ken-L o una bendición piadosa.

Fuentes:
El Litoral
Marcianitos Verdes
Diario del Sur Digital

Imágenes: Cortesía Cablevideo Santa Fe
Agradecimiento: Tomás Latino

Read Full Post »

La desclasificación de archivos oficiales sobre ovnis siempre sacude la modorra. En general, se cree que si El Gobierno (quiero decir, cualquier gobierno) retuvo la difusión de ciertos informes “sus motivos tendrá”. ¿Cuáles serán? Nadie los imagina. O sí, y un sinfín de intenciones -generalmente imaginarias- alimenta las más bizarras teorías conspirativas. La más popular: en las sombras hay una Verdad que el poder, como se sabe malicioso, oculta a los ciudadanos de a pie.

Otras veces aparecen sorpresas. El doctor David Clarke, de la Universidad de Sheffield Hallam, Inglaterra, es de los científicos que en su juventud fueron ufólogos. Llegaron a la universidad cuando el ovni estaba instalado en la cultura popular y la controversia se convirtió en un tema de investigación seductor para los jefes de cátedra. Clarke colaboró estrechamente en la desclasificación de informes sobre ovnis a cargo del Ministerio de Defensa británico y hoy está en una posición privilegiada para hablar sobre los secretos que guardó el gobierno inglés. Hizo un trabajo formidable: desenterró increíbles relatos de pilotos que recibieron la orden de derribar ovnis allá por 1957 y casos como el del avión de Alitalia, que estuvo por chocar con otro ovni en 1991. Esas historias fueron a parar a la cantera de experiencias extrañas porque nadie supo qué cosa se había visto ni fue posible una identificación cierta, es decir, son N.I.N.E.’s (Ni siquiera Identificados como Naves Extraterrestres).

Algunos piensan que a los ovnis la vejez les sienta bien: cuanto más antiguos, menos identificados. ¿Será que la tasa de casos no explicados se reduce a medida que mejora el entrenamiento de los investigadores y la capacidad tecnológica para hallar explicaciones científicas?

Hay hipótesis alternativas que -sin pensar en extraterrestres- no pierden gracia, como la que propone el propio Clarke cuando menciona que algunos pilotos pudieron haber quedado atrapados en experimentos de guerra electrónica. “La CIA ha admitido -dijo- que en la década del sesenta tenía un programa llamado Palladium, que involucraba la creación de aviones fantasma en el radar”. Esas señales falsas pondrían a prueba los sistemas de radar rusos.
Pero los gobiernos no solo archivan secretos asombrosos. Hay papeles que se guardan porque algunos datos pueden afectar la seguridad nacional, porque no hubo quien se interesara en darlos a conocer, porque nadie se supo qué hacer con ellos, porque así lo decidió el humor del funcionario de turno… Etcétera.
El gesto de liberar información clasificada sobre ovnis suele ser interpretado como la confirmación de la existencia de visitantes de otros mundos. Si alguna vez llega a ser considerada semejante hipótesis, eso será algo que sólo podrá certificar un comité de investigadores sometido a arbitraje científico independiente.
La “oficialidad” de la información no garantiza el carácter misterioso de un fenómeno.
Se tiende a creer lo contrario porque se supone que las Fuerzas Armadas o el Ministerio de Defensa de cierto país tienen mejores oportunidades de acceder a documentación privilegiada, o han recopilado testimonios o presuntas evidencias de una manera más rigurosa que los grupos aficionados a la ufología.
Craso error:
los informes sobre ovnis archivados por ministerios públicos no suelen ser excepcionales. En pocas palabras, la confidencialidad con que se los clasificó no necesariamente los vuelve más increíbles. A veces, la calidad de sus investigaciones no es mejor que el promedio de las que durante más de cincuenta años han realizado ufólogos civiles. De hecho, como ha sucedido en España o en el Uruguay, los militares están tan perdidos que buscan el asesoramiento de especialistas del llano.
Esto no alcanza para atenuar la sensación -a veces rayana en la paranoia- según la cual “el poder esconde la Verdad”. El ufólogo español Vicente Juan Ballester Olmos, por sumar sus conocimientos al proceso de desclasificación español, ha sido acusado de “quintacolumnista”, “conspirador” y “desinformador”. ¿Cuál es el defecto de este investigador? Buscar explicaciones científicas a los informes sobre ovnis y, de vez en vez, encontrarlas. No parece tan grave, ¿no? Pero muchos fans de los platillos voladores no le perdonan el profesionalismo con que lleva su vocación, que consiste en hacer lo posible por identificar ovnis. Nadie levanta cargos parecidos a los ufólogos uruguayos, pese a que la mitad más uno de los grupos de investigación ovni de aquel país han colaborado, o colaboran, con el CRIDOVNI, el centro de estudios ovni que funciona en la Fuerza Aérea del Uruguay. Otra institución que, como la Fundación Anomalía que integra Ballester Olmos, tiene la mala costumbre de encontrar explicaciones racionales para los avistamientos de ovnis. Entre las denuncias fenómenos aéreos inusuales que recibieron desde la creación de la Comisión, en 1979, tropezaron con un 3 por ciento de casos no identificados. Un porcentaje alarmante para los que creen que la gran revelación extraterrestre está a la vuelta de la esquina.
Por último, me gustaría saber si entre los lectores de este blog alguien me puede responder la siguiente pregunta: ¿Por qué los ufólogos de la CRIDOVNI han zafado de ser los malos de la película? Tal vez se considera que los investigadores uruguayos son una excepción de la Conspiración Internacional Contra la Verdad Ovni. O tal vez no, y los escépticos deban aprender algo del comité cívico-militar uruguayo, que ha tenido el talento de proponer explicaciones convencionales sin que los fanáticos les salten a la yugular.

Enlaces

Archivos desclasificados por el MoD

Read Full Post »

El affaire de la hamaca encantada de Firmat, en la provincia de Santa Fe, se comenzó a menear allá por agosto del 2007. Los noticieros se cansaron de emitir imágenes de la hamaca moviéndose. La supuesta banalidad del fenómeno se esfumaba al contemplar esa inquietante oscilación.
¿Qué demonios la movía? En su día se lanzaron toda clase de hipótesis, desde las sobrenaturales (espíritus de niños muertos) hasta las aparentemente científicas (temblores causados por la resonancia de aguas subterráneas). Entre idas, vueltas, un mirá como se menea y cómo le gusta vacilar, los interesados en misterios con sex appeal quedamos mareados: el tema desapareció y muchos nos quedamos con un regusto de insatisfacción, como pasa con esas miniseries a las que te amuraste un año y te perdés el último capítulo de la temporada.
Por aquellos días, el único investigador experimentado que visitó el lugar fue el ilusionista especializado en fraudes paranormales Enrique Márquez, de quien también –después de tanto barullo mediático– quise rescatar su acertada intervención televisiva.
Curiosidad: mientras le enviaba este cuestionario, otra enigmática hamaca empezaba a moverse sola en la plaza 25 de Mayo de La Calera, provincia de Córdoba.

1. ¿Qué explicación le diste al fenómeno de Firmat?

-No hubo necesidad de recurrir a ninguna explicación porque no fuimos testigos de ningún fenómeno. Recorrimos la zona durante un día y medio, durante horas de la mañana, tarde y noche, incluso por la madrugada, y nunca vimos a la famosa hamaca moviéndose sola. La noticia saltó a los medios porque Fabián, un chico de quince años, había filmado la hamaca “moviéndose sola”. Tanto en la filmación que realizó con la videocámara como con el celular la hamaca ya estaba en movimiento cuando comenzó el registro. No es un dato menor puesto que todas las filmaciones que se venían mostrando en televisión e Internet –y con menor calidad de imagen por cierto– tenían la misma característica y dejaban la sospecha de que alguien había movido la hamaca y luego desaparecía del plano de la imagen que se registraba.
Si bien no podemos dudar de la honestidad de Fabián, el valor de su filmación queda reducido a la imagen de una hamaca que se está meciendo y no prueba en absoluto que el origen del movimiento no fue por la acción de alguien, ya sea por medios directos o indirectos. Tampoco podemos aseverar –al menos en forma categórica– que Fabián fue engañado por alguien o auto-engañado por sus propias expectativas (posibilidad que por otra parte puso claramente de manifiesto durante la entrevista). Por lo tanto, no pueden ser desechadas todas esas posibilidades.

2. ¿Qué especulaciones populares tuvieron más predicamento?

-El testimonio de la gente nos pareció honesto y nadie planteó hipótesis paranormales o religiosas. Simplemente manifestaban haber visto a la hamaca moverse, pero no sabían a qué se debía. En los medios se barajó la posibilidad de que fuera el espíritu de un niño fallecido e incluso aparecieron –en algunos casos inducidos por las preguntas de los periodistas– algunos opinólogos que sostuvieron esta hipótesis o que al menos dijeron que era eso lo que se rumoreaba.

3. ¿Nos seguirán invadiendo las hamacas movedizas?

-Todo es posible en el terreno de las fantasías paranormales, más mientras no falten pícaros interesados en promover el turismo en algún lugar.

Enlaces

Enrique Márquez en Impacto Chiche (10/08/07)

Enrique Márquez

Infobae, 24 de septiembre de 2008

Read Full Post »

Older Posts »