Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Barack Obama’

Las otras profecías. Nota en Las Ultimas NoticiasVarios medios on-line celebran la profecía del Mago Yin, el clarividente salvadoreño que afirmó: “En Chile el 2010 habrá un terremoto muy grande”. Las declaraciones de Efraín Barraza Estrada, como se llama Yin, fueron recogidas por el diario Las Ultimas Noticias el 31 de diciembre de 2009. Entre otros comentarios, que por la presentación mística que hace de sí mismo el personaje son investidos en profecías, en sus ensoñaciones Barraza comparó la magnitud de la catástrofe que vio venir con la de Valdivia en 1960. También predijo un terremoto en Japón, visualizó un tsunami en Filipinas y entrevió erupciones volcánicas en Colombia y Ecuador. Pero estas últimas no interesan a nadie: ahora sólo cuenta el acierto.
Yin, como todo aquel que presume de su clarividencia, incluye en la nómina pronósticos de trazo grueso (aquellas con grandes posibilidades de colar), como una posible enfermedad del octogenario Benedicto XVI o un atentado a Barack Obama.
En suma, las profecías del mago Yin ni siquiera tienen piné de curiosidad. Sí parece increíble que las afirmaciones de estos fantasmones de nota asciendan a la categoría de hechos noticiosos.

Efraín Barraza Estrada, el mago YinCERO EN CÁLCULO DE PROBABILIDADES. Medios, periodistas y opinólogos dan aire a estos personajes pese a que una modesta estadística demostraría que se llevan pésimo con cualquier don predictivo: todo el tiempo, cientos de miles de astrólogos, mentalistas, espiritistas y archimagos vaticinan calamidades dantescas y no son noticia. Cuando de vez en vez la casualidad juega a favor de alguno de ellos, como ahora le tocó al Mago Yin, pocos periodistas notan que han basado su decisión editorial en un razonamiento que hace agua por todo el perímetro.

El Mago Yin la pegó y nadie duda que su popularidad crecerá a ritmo trepidante. Los medios que se jactan de la “primicia” deberían preguntarse cuántos son los videntes que ni siquiera arrimaron el bochín. Hay malas noticias para ellos: todos los demás.

Don Yin es un solitario lanzapredicciones que le debe al azar -y a la cobertura que le prestó algún medio- su momento de gloria. Pero su buena fortuna, que descansa en la injusta atribución de una predicción, muestra en el reverso a cientos de miles de videntes que no acertaron ni de carambola.

Las desmesuradas pretensiones de estos vaticinios se estrellan contra la realidad. Máxime cuando descubrimos que, antes que ver el noticiero en una bola de cristal, a estos profetas perezosos les alcanza con conocer el presente. Por un lado, ningún habitante de Chile o conocedor de su geología ignoraba que es una zona sísmica, siendo por lo mismo un país expuesto a tales riesgos. Por el otro, National Geographic Channel emitió en 2006 un documental (prohibido en Chile)* donde un especialista en terremotos, Don Windeler, y el geólogo Paul Bodin, advertía que había que prepararse para lo peor.

LA CULPA ¿DÓNDE ESTÁ? No es tan grave la existencia de tipos como Efraín Barraza, Antonio Las Heras (quien tras el papelón del caso Pomar sigue recibiendo a distraídos en su consultorio y hasta asesora a personal del Congreso de la Nación) o de otros personajes que creen ser capaces de ver el futuro: cuando entren en el cono de sombra o metan la pata más a fondo, en su lugar habrá otros.
El problema real -sospecho- son los benditos medios, que creen es “color” dar difusión acrítica a esta gente, y la incompetencia de los gobiernos, cuyos funcionarios podrían ocuparse de tomar medidas preventivas y sin embargo están, como hubiese dicho don Vicente Leónidas, colgados en las nubes de Úbeda.

(*) Errata: el documental fue emitido en Chile.

Enlaces

“Las otras profecías del Mago Yin”. En Las Últimas Noticias del 31/12/2009. Bajar artículo en Pdf (1 MB)

Hombre predijo el terremoto hace dos meses. La Alternativa.Org

Un vidente salvadoreño predijo el terremoto. En 24con

Anuncios

Read Full Post »

“No podemos ser tan egocéntricos para creer que somos los únicos seres inteligentes en el universo”. Cuando alguien dice esta frase simula improvisar una genialidad única. Pero la oí trillones de veces. “No podemos ser tan egocéntricos para creer que, si existieran otras inteligencias allá afuera, les interesará conocer a una especie tan egoísta, belicosa y poco inteligente como la nuestra”. Esta otra idea es menos frecuente. Pero ya es un lugar común entre escépticos, herejes y bienpensantes. Tanto se ha extendido que quizás inhibe a formular hipótesis imaginativas pero plausibles. Un par de ejemplos rápidos; si una civilización de otro sistema solar detectara signos de tecnología en la Tierra, ¿cómo llegarían hasta aquí? Y si llegasen, ¿cómo se verían ellos? ¿Serán humanoides, por una inconcebible carambola evolutiva, o acaso es más probable esperar robots o ciborgs  (por aquello de que el viaje interestelar prefiere cuerpos perdurables)? Éstos conceptos son muy terrestres, claro, pero por ahora no queda más remedio que tomarlos, dado lo poco que sabemos del razonamiento y la ciencia de hipotéticos  visitantes alienígenas.
Obama The Truth

LA CASA BLANCA Y FUNES LO SABEN. Gracias a la amplia diseminación de conjeturas científicas -provistas por la ciencia ficción y la ciencia popular-, hay un imaginario compartido donde parecen cuajar especulaciones que en otros tiempos hubieran sido consideradas imposibles. Trece millones de espectadores pendientes del estreno del primer capítulo de la remake de V, o la receptividad pública de golpes de marketing como The Fourth Kind, prueban que los alienígenas aún fascinan a las masas. Por otro lado, la red ha masificado la vertiente milenarista de la promesa exobiológica, y millones de almas -que tomaron al pie de la letra rumores de Internet- aguardan impacientes la conferencia donde Barack Obama revelará la verdad de los ovnis; o que el padre jesuita cordobés José Gabriel Funes, el astrónomo del Vaticano, hará patria y desclasificará los archivos secretos sobre los extraterrestres -que bien podrían tener a su propio Cristo high-tech.
Quienes esperábamos un siglo XXI despejado de una exagerada ilusión de la venida E.T. nos llevamos un chasco: la expectativa social se ha desbordado. El clima de invasión no cede.

alien ciborgSONDAS AUTOREPLICANTES. Algunos canales de televisión capitalizan ese entusiasmo persistente a través de documentales muy recomendables. Un ejemplo de ello es el que doy arriba, la serie Sci-Trek (Discovery Channel, 2009). Los herederos de Carl Sagan (Michio Kaku, Seth Shostak y Douglas Vokoch, entre otros) abordan la posibilidad de las visitas extraterrestres a partir de una conjetura del genial físico John von Neumann: “¿No deberíamos esperar que una multitud de sondas inteligentes autoreplicantes estuvieran propagándose por el cosmos?”. Kaku, en sintonía con el espíritu de los reptiles enfundados en piel humana, pregunta: “¿Acaso las señales que enviamos al cosmos no alertarán a criaturas hostiles?”.
Archivos desclasificados del padre Segundo Benito ReynaROSETTA UFOLÓGICA. Los telescopios espaciales buscan cuerpos celestes semejantes a la Tierra y analizan miles de millones de píxeles de exoplanetas probablemente desolados. Pese a la fe que le tengo a la ciencia y a la tecnología, sigo preguntándome si la verdadera piedra de Rosetta cósmica no estará en algún oscuro repliegue de la subcultura ufológica. No, no me refiero al ingente dossier de videos o fotos de mala muerte que pueden mostrar cualquier cosa, sino a ornamentos culturales de más compleja comprensión. Por ejemplo, el por qué de una versión del Martín Fierro en varkulets, elaborada por Eustaquio Zagorski, un sastre de Avellaneda que, allá por los sesenta, tradujo la obra cumbre de la tradición gauchesca a un idioma ganimediano a pedido del padre Benito Segundo Reyna -jesuita y cordobés como Funes, el astrónomo del Papa.
CONSPIRE MACHINE. ¿Tiene forzosamente algún significado todo esto? Si alguien cree que las superpotencias económicas o religiosas celan evidencias vedadas para el resto de los mortales, entiendo que vamos a esperar sentados. Pero muchos aceptan que Obama ya conoce La Gran Respuesta. Si llegara a revelar algún Alto Secreto (algo Altísimamente Improbable), ¿por qué lo haría? ¿Por su indómita vocación por la paz mundial? ¿Porque -¡chán!- Mr. President es uno de ellos? Si a alguien sugiere alguna idea, la leeré con atención. Porque -cualquier cosa que diga o calle Obama- la máquina conspiranoica es perfecta. Se encarga de explicar hasta el silencio.

Enlaces

Sci-Trek. Primer contacto alien. (Dividido en 5 partes).

Encuesta de Invasores: ” ¿Cómo imaginarías un extraterrestre creíble”.

José Gabriel Funes “El cristianismo no debe temer la posible existencia de vida extraterrestre”.

“V” (2009) Visualizar serie desde aquí.

Primero fue el varkulets. Primer capítulo de Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Sudam,ericana, 2009).

Read Full Post »

En 1999, el crítico cultural Mark Dery anunció que los desbordes de subversión minimalista que caracterizaron el fin del siglo XX eran un videoclip precognitivo del Tercer Milenio. Sus apuntes sobre el carnaval infernal -su manicomio pirotécnico– vaticinaban el tembladeral en que iba a entrar el mundo con los atentados en los EE.UU. el 11 de septiembre de 2001, en Madrid el 11 de marzo de 2004 y en Londres el 7 de julio de 2005 y la brutal respuesta de Bush y cía: los bombardeos a Afganistán, la invasión a Irak y la amenaza de guerra preventiva a toda aquella nación incapaz de interpretar la misión pacificadora de los cruzados del mundo libre.
Este nuevo perfil planetario activó un terremoto cultural que abrió paso no a una, sino a centenares de variantes de la Teoría de la Conspiración. ¿Cómo definirla? Es la ansiedad por buscar un orden en el caos. Hallar racionalidad allí donde no la hay (porque nunca la podría haber). El instinto por descubrir que todo tiene un significado oculto. Según la Teoría, los contornos del Bien están perfectamente delineados, claramente separados del Mal. “Que todos los cabos aparentemente sueltos de la historia –escribe Dery– están entretejidos en una oscura red cósmica”. Porque la verdad, se sabe, está allá afuera. “La teoría de la conspiración es al mismo tiempo un síntoma de la angustia milenaria y un remedio casero contra ella. Es una manifestación ectoplásmica de nuestra pérdida de fe en las autoridades de todo tipo y confirma nuestros peores temores de que la realidad oficial”. También es un hechizo mágico contra eso que abunda en la Era de la Información: los datos. Esos fragmentos de realidad que tanto cuesta hilvanar.

LA TEOLOGÍA DE LOS PARANOICOS
Hoy, Barack Obama emerge como una pálida sombra en un mundo caótico, agitado y febril. El panorama es perturbador y pocos parecen dispuestos a discutir los conflictos culturales que sobrevienen ahora, entre los desolados sobrevivientes.
Pero no todo está perdido. Hay gente que todavía se junta para conspirar de verdad.
Desde el 2 al 4 de abril, un tenebroso grupo de periodistas, artistas, activistas y ufólogos serán parte de un encuentro predestinado a convocar gente con gabardinas de cuellos altos, grabadores subrepticios y miradas de reojo. Allí muchos hablarán –y otros tantos presenciarán- conferencias sobre complots económicos, neorracismo, política-ficción, religión y tutti cuanti. La cueva donde se discutirán esos sórdidos asuntos -me informa uno de los panelistas, Vicente-Juan Ballester Olmos– será el Centro de Cultura Contemporánea Octubre, en Valencia, España.

FICHA DEL ENCUENTRO
Segundo Simposio Mundial sobre Teorías de la Conspiración.
Nombre clave: Spectra 09: Política y Conspiración.
Fechas: 2, 3 y 4 de abril de 2009
Temas de análisis: Política. Paranoia. Espacio Exterior. TV.
Organizadores: Octubre CCC y Mess/Age.
Lugar: Centro de Cultura Contemporánea Octubre, Calle Sant Ferran, 12, Valencia.
Web: http://www.spectra.cat/

La conferencia inaugural, a cargo de Javier Cavanilles (periodista de El Mundo, coautor de Los caras de Belmez, 2007), se consagrará a “La cara oscura de Obama”. Vicente-Juan Ballester Olmos, por su parte, distenderá a la audiencia con su charla “Fenómeno OVNI e ideas conspiranoicas”. Le seguirá una intervención de quien -se murmura- es el alma mater del encuentro, Mike Ibáñez, quien hablará de la televisión como territorio conspiranoico.
Durante la segunda jornada se proyectará “638 Ways To Kill Castro”, un documental dirigido por Dolan Cannell dedicado a reseñar los atentados fallidos contra el líder de la revolución cubana.
Encontré este trailer:

El novelista y decano del periodismo de investigación Mariano Sánchez Soler -autor, entre otros, del ensayo Simplemente fascistas– se referirá a la violencia skinhead neonazi en España y en el mundo.
Si los temas que el público enfrentará son polémicos, lo dicho hasta ahora es nada. Porque la piedra del escándalo será la proyección de “Fitna” (2008), el film del diputado holandés Geert Wilders que insufló -en pequeña escala- la Guerra de las Civilizaciones. La película (poco recomendable para corazones sensibles) intercala pasajes de suras del Corán con imágenes y artículos de prensa que describen escenas de violencia por parte de extremistas musulmanes. Wilders, que pretende demostrar que la cultura islámica instiga a odiar a quienes no sigan las enseñanzas del Corán, acaba de salir escaldado de Londres, a donde había llegado invitado por el derechista Partido Independiente del Reino Unido para presentar el film en la Cámara de los Lores.
En Spectra 09 también se proyectará “Mock Up On Mu” (2008), flamante icono del cine under de ciencia ficción paranoica de Craig Baldwin, el escritor inglés Ken Hollings dará la charla “Welcome to Mars” y el dúo italiano “My Cat Is An Alien” presentará el concierto “CosmiConspiracy”.
Durante la jornada de cierre habrá tiempo para una maratón de X-Files, performances en vivo de Djs y exhibiciones multimedia. Es probable que el sigiloso congreso estará en las noticias. Magia Crítica no le perderá pisada, especialmente porque abriga la ilusión de organizar un simposio similar en nuestro país. A propósito, entre las teorías conspiranoicas argentinas ¿cuáles son tus favoritas?

Enlaces
El manicomio pirotécnico: el sueño norteamericano en llamas.
Programa completo de Spektra 09
Geert Wilders regresa a Holanda tras negársele la entrada en el Reino Unido (12/2/09)

Read Full Post »

El color de la piel de Barack Hussein Obama me resultaría interesante si fuera verde. Eso no es todo: la negritud presidencial me importa menos desde que le oí decir a un locutor de TN que Michelle Obama es la primera dama “de color” (¿negro?) que tuvo los Estados Unidos; encima, lo dijo para mentar su centelleante vestido de seda verde musgo.

Me interesa poco el color de su piel -decía- porque no es verde. Sin embargo, algunos afirman que Obama es el primer presidente extraterrestre en la historia de los Estados Unidos. Yo sé que las cosas no son ciertas o falsas porque las diga una autoridad, pero admito que me atrae más conocer la opinión de Henry Jenkins, director del Programa de Estudios Comparativos de los Medios del M.I.T., que la de Mauro Viale.

VULCANO COMO SU PADRE. Jenkins creyó percibir en Obama un aire al Señor Spock. No sólo porque Spock es vulcano por parte de padre y humano por parte de madre, así como Obama es hijo de padre africano y madre yanqui. El ensayista destaca que la serie original de Star Trek (1966) “celebró ideales que animó a toda una generación a imaginar una sociedad más utópica”, integrando a culturas y razas en una comunidad multiplanetaria.

Con la pátina de exotismo que le da su origen hawaiano, el carisma de este abogado egresado en Harvard preocupó a Juan Carlos Castillón, un intelectual cubano exiliado en Barcelona. Antes de que se clausurase Guantánamo, que lo debió poner muy contento, Castillón escribió: “El primer recurso del mesianismo consiste en separar al político, y en hacernos creer que se trata de alguien no ordinario. De ahí al Iluminado, al ungido por Dios, sólo hay un paso”. ¡Peligro! Obama tiene los gestos de un profeta laico. Esos argumentos a lo mejor le caben al pastor Jesse Jackson, a Louis Farrakhan, Ministro Supremo de Nación del Islam o al mismísimo hijo de Bush, coautor del primer genocidio preventivo en nombre de Dios del siglo XXI.

Obama tiene ángel, pero no parece dar el perfil de líder religioso. Encarna, más bien, el estereotipo del héroe extraterrestre.

En Star Trek: La ira of Khan (1982), los fans se enojaron cuando el capitán Kirk dijo que Spock había sido la persona “más humana” que había conocido. “¿Se imaginan el escándalo si alguien elogiara a Obama por su blancura?”, se pregunta Jenkins.

No voy a decir lo que pienso de los que encuentran virtuosa la tez de Obama. Pero tampoco quiero ser injusto. Obama no parece ser a Bush lo que fue De la Rúa a Menem, aunque tanto el zapateado como el patilludo fueran repulsivos reptilianos.

 

Barack Obama no es Obi-Wan Kenobi ni Darth Vader. Es el Señor Spock, un pez híbrido que nada en una atmósfera cosmopolita. Como el ambiente que se respiraba en el USS Enterprise, la nave que lanzó al espacio Gene Roddenberry, creador de Star Trek. La serie surgió en tiempos de JFK, aquel presidente tan joven, bonito y bueno que merecía morir. En una línea parecida, un bloguer cristiano afinó la metáfora. Obama -escribió- fue separado al nacer de Tuvok, el vulcano negro que interpreta Tim Russ en Star Trek: Voyager (1995).

Antes del triunfo electoral, la revista Rolling Stone apostó a Obama. Subió al candidato demócrata a tres portadas. Creo que hubiera vendido más ejemplares si le corregían las orejas con photoshop. Naturales son poco vulcanas. Al contrario: en una tapa, RS tituló A New Hope, frase que evoca a la primera película de Star Wars. Sus editores no deben ignorar que son sagas rivales. Pero equivocaron el target.

DISCURSO COSMICO-JUSTICIALISTA. Todavía rebotan los ecos del discurso inagural de Obama, y no faltaron susurros sibilinos para los cuales algún gen peronista debe tener, porque dejó contentos a (casi) todos. El (casi) vale porque hablamos de un presidente que no quiere confraternizar sino “recuperar el liderazgo”. Y que se olvidó del Tercer Mundo y del brutal genocidio perpetrado en Gaza, como denunciaron Robert Fisk y Atilio Borón.

El consuelo cristiano fue que citara cuatro veces a Dios y jurase no una sino dos veces sobre la Biblia. Los musulmanes se habrán tranquilizado cuando en vez de bombardeos prometiera “un nuevo camino basado en el interés y el respeto mutuos”.

Hasta aquí nada del otro mundo.

Obama es un cristiano que se afilió tempranamente en la Trinity Church, la iglesia de la elite negra de Chicago. En una sociedad donde el 90 por ciento de la población reza o siente que Jesús le habla, es previsible que respetara la liturgia consistente en jurar sobre la Biblia, como lo es que despidiera con unas palmaditas sobre la espalda al presidente saliente.

Tampoco fue inesperado -a la luz de su biografía- que le dedicara un generoso párrafo a la diversidad religiosa. El golpe de gracia fue el furgón de cola. Obama dijo: “…sabemos que nuestra herencia multiétnica es una fortaleza, no una debilidad. Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos e hindúes, y de no creyentes”. ¡De no creyentes! Este hombre no podía ser de la Tierra. Por primera vez, un presidente yanqui admitía que no gobernará una nación poblada únicamente por creyentes. Lástima que la hasta hoy ignorada minoría arreligiosa carece de alma. Si la tuviera, se le hubiera conmovido. Para más INRI, Obama clamó por restituir la ciencia “a su debido lugar” y a usar “las maravillas de la tecnología para incrementar la calidad de nuestro sistema de salud y reducir su costo”. Verse representados catapultó a ciertos infieles a un fervor cercano al delirio místico. “Esos son los valores del humanismo secular”, celebró D.J. Grothe, portavoz del Center for Inquiry y editor asociado de Free Inquiry, la revista top de los no creyentes. No lo culpo. Angel Moyano me presta una píldora para la memoria: “Los ateos no deberían ser considerados ciudadanos ni patriotas”, dijo Bush padre en 1987.

MIMETIZACIÓN. Hay norteamericanos virtuosos en muchos aspectos. Pero viven en una sociedad ombligocéntrica e intolerante. Todavía no se cumplió un año desde que se sembró la sospecha de que Obama era un “musulmán encubierto”, como si adherir a esa religión fuera denigrante (y de hecho lo es para miles de estadounidenses). La derecha cristiana compraró a Obama con el Anticristo. El rumor corrió con tanta fuerza que Glenn Beck, periodista de CNN, entrevistó a un evangélico conservador para determinar cuán probable era esa versión. El mismo Leonard Nimoy, alter ego del Señor Spock, explicó que durante un encuentro cercano que mantuvo con Obama éste desmintió tanto “ser musulmán como un vulcano secreto”. (Lo de musulmán vaya y pase, pero ningún vulcano infiltrado confesaría alegremente su origen).

Con todo, al estado de ánimo que lleva a sospechar del que tiene creencias diferentes, y al capitalismo como herramienta de control social, no le importan un cuerno el carisma obamita. Son factores que corren a donde los lleva el viento. Los personajes que secundan a Obama -herencia de un pasado reciente espantoso- recuerdan que el poder real siempre está en otra parte. Obama puede ser más de lo mismo. Sin embargo, su presencia “fascina e inquieta”, como dijo el sociólogo Manuel Castells. “Lo insólito no es el color de su piel. Es la vida de Obama, una vida multicultural en búsqueda de identidad, una larga experimentación personal, lo que hace de él un personaje inusitado en la política mundial”. Fascina e inquieta, dijo. “Por eso -continúa Castells- se nos encogerá el corazón cuando la política se lo trague hasta hacerlo irreconocible”. Lo mismo pasa con los extraterrestres. Existen, pero se mimetizan tan rápido con el entorno que se vuelven invisibles.

Read Full Post »