Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Javier Pelourson’

Danza tribal del clan Tiriki Luhya en las selvas de Kakamega, oeste de Kenia.

No me gusta usar este modesto blog para reflexionar sobre cómo los medios construyen la realidad social. Tranquilos: me abstendré de filosofar sobre la cuestión. Además, ya lo hice una vez acá.
Por eso empiezo con algo que todo el mundo sabe: durante el verano el mundo deja de girar. El fenómeno es notable en las redacciones. Una mezcla de letargo, fiebre y compulsión por el color se apodera de los editores. Los personajes que generan noticias están de vacaciones, falta presupuesto para sorprender famosos en la costa y, si alguien los encuentra, pocos tienen ganas de sostener declaraciones explosivas. También se advierte la consagración de cierta escuela de pensamiento gelblungdiana, según la cual los climas cálidos influyen en el ánimo del público, que es atacado por el SPI, o Síndrome de la Pereza Intelectual. “En verano -según esta corriente del gremio- la gente no quiere pensar”. Páginas, aire y tubos catódicos rebosan de literatura-refrito, entrevistados baladíes y colegas de la talla de Jorge Rial dedican crónicas exhaustivas a los soporíferos desatinos de la farándula. También -todo hay que decirlo- es un momento altamente democrático: tienen su oportunidad personalidades que en cualquier otra estación del año hubieran merecido una indiferencia escalofriante.
Así nació Javier Pelourson, el hacedor de lluvias de Pergamino. Odio repetirme, pero nada mejor que un blog para refrescar noticias muertas. Además, me cayó del cielo una perlita encantadora.
Pelourson –desde aquí se accede a su blog– fue ungido estrella de la temporada porque en plena sequía estival aseguró que él, y sólo él, poseía el don de hacer llover. Habló en programas radiales, apareció en noticieros y hasta desde Crítica de la Argentina nos hicimos eco de sus hazañas.
La noticia, en verdad, era vieja. El primer medio nacional que se ocupó de Pelourson fue el diario Crónica, el 17 de diciembre de 2008. Pero no tuvo ningún rebote. Hasta el miércoles 4 de febrero de 2009, cuando la revista Semanario recogió la posta.


El periodista Franco Morello (seudónimo, a pedido suyo) me contó cómo se gestó la nota. “Hace pocas semanas, conversando sobre el calor con un amigo de Pergamino, me enteré de la anónima existencia de Pelaurson. Me causó muchísima gracia porque un ‘cazatormentas’ no resiste el menor análisis, es un charlatán. Pero, obviamente, era nota. Como yo andaba sin tiempo, la redacción le asignó el tema a un compañero. La entrevista se publicó a página doble. Cuando el martes 10 Crítica de la Argentina reveló que un grupo de ruralistas había desembolsado 50 mil pesos para contratar sus ‘servicios’ me quise morir. ¡Había creado un monstruo! Como padrino de la criatura sólo puedo decir una cosa: merezco que me parta un rayo”.
Justificación del video que preside el post: en Kenia todavía quedan tribus que usan magia para hacer llover. Al menos se divierten.

Enlaces

Periodismo y escepticismo: sembrar la semilla de la duda es una inversión a largo plazo
Descargar pdf de la nota a Pelourson en Semanario, 4/02/09
Parte 1
Parte 2

Anuncios

Read Full Post »