Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Himno al Pensamiento Crítico’

La crisis mundial se cargó a Pensar, la única revista iberoamericana en papel especializada en pensamiento crítico. Así es, la revista Pensar ha dejado de publicarse. “Por ahora”, aclara Alejandro Borgo, quien fuera su director y sigue representando en la Argentina al Comité para la Investigación Escéptica (CSI). En su rol de escéptico, Borgo habla y las masas supersticiosas huyen despavoridas. Ahora, cuando se junta con su grupo de rock El Bizcochito para rendir tributo a The Beatles o toca la guitarra en La Camerata Porteña, las mismas masas regresan como por encanto. El 7 de abril comenzó a dictar el curso Creencias, Pseudociencias y Pensamiento Crítico, que reanudará en breve. Antes de disparar las tres preguntas de rigor, Borgo me cuenta que su doble condición de músico/intérprete y promotor del pensamiento crítico es menos extravagante de lo que parece. “Difundir el pensamiento crítico requiere una dosis de arte. Y la música también requiere pensar: muchas veces decidimos qué instrumento quedará mejor en tal parte, o cómo ecualizamos un sonido, y para ello se requiere de conocimiento y de tecnología. Tal vez en algún párrafo de un tema mío, hay algunas pinceladas que indican mi pensamiento. Eso no significa que alguna vez componga el Himno al Pensamiento Crítico, qué quiere que le diga”. Ya que estoy, le pregunto en qué cree: “Creo en montones de cosas. Por ejemplo, que hay vida inteligente en el universo, aunque todavía no la hayamos encontrado en la Tierra. También creo que la investigación científica junto con la aplicación pacífica de la tecnología es la receta que puede mejorar el mundo. Creo que los eslóganes no sirven para nada, salvo para arrastrar masas hacia la ignorancia. Creo que voy a ver cosas interesantes durante el resto de mi vida. Creo que la música jamás me va a hastiar, creo que voy a seguir componiendo, cantando, haciendo música. Y creo que si la gente comienza a ejercitar el pensamiento crítico, la sociedad entera se beneficiará.”

1 ¿Es fácil aplicar el escepticismo en la vida cotidiana? Usted habla de algo llamado “pensar correctamente”.

-Pensar correctamente es una de las cosas más difíciles. Muchas veces, cuando uno tiene que tomar una decisión se deja arrastrar por las emociones, y antepone lo emocional a lo correcto, a lo que nos recomendaría incluso el sentido común. Así que la mayoría de nuestros problemas, incluso aquellos que no podemos controlar porque tienen causas externas -supongamos que un huracán derriba nuestra casa- requieren una solución que no provenga del sistema límbico (centro de las emociones) sino del pensamiento crítico. Lo difícil es anteponer el pensamiento crítico a la emoción. Es el gran desafío.

2 ¿Cuándo fue la última vez que notó que algo en lo que creía con seguridad era más falso que un fax de Christian Sanz?

-Bueno, eso pasa mucho en las relaciones con la gente. También me decepcioné mucho cuando escuché a Luis A. Spinetta declarar que había algunos tipos a los que había que pegarles un tiro en la cabeza (referiéndose a la perversa campaña de los medios por requerir la opinión de la gente “famosa” sobre la pena de muerte). Creí que era un pacifista que estaba en contra de la pena de muerte. También me decepciono diariamente cuando veo los noticieros y me vuelve la duda de si alguna vez la inteligencia volverá a la televisión. Por otra parte ¡¡¡no debe haber nada más falso que un fax con esa procedencia!!!

3 ¿Quiénes son los peores enemigos del pensamiento crítico? Dé nombres, por el amor de Dios.

En general, todos aquellos que se abstienen de aplicar el pensamiento crítico, sea por ignorancia o por interés. Por ejemplo: el Papa Benedicto XVI y todos los jerarcas de la iglesia que están de acuerdo con él, George Bush y adláteres, Berlusconi, los posmodernistas, todos los que hoy idolatran a Alfonsín, pero cuando éste caía no le tendieron la mano, Mariano Grondona, los izquierdistas recalcitrantes que viven en la década del sesenta, los conservadores de derecha o izquierda, Hebe de Bonafini, Ernesto Sábato, Guillermo Marcó, Jorge Bergoglio, que permanentemente azuza a la gente con fábulas de terror; en fin, si sigo, esta entrevista no termina más. Ahora, déjeme darle un nombre que con dos palabras dejaría con la mandíbula caída a cualquiera de los que nombré: Bertrand Russell. Lástima que ya no esté vivo.

Read Full Post »