Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Magia Crítica’

El pasado lunes 8 de marzo, Magia Crítica desapareció de su soporte natural (el medio que me lo encargó, Crítica de la Argentina). ¿Cuál fue el detonante? Tuve la indecencia de preguntar a Nerina Sturgeon, jefa de la edición digital del diario, si “contaba con ella” para influir en la gerencia de la empresa, Papel 2.0, para recuperar el sueldo que solía pagarme por hacer esta tarea.

Su respuesta fue inmediata. Digo más: tal vez, nunca recibí de su parte una respuesta tan veloz: ni Fumanchú hubiese desmaterializado un blog con la misma celeridad. Delete, ¡pum!, y a otra cosa: no hay mejor muerto que el privado de decir sus últimas palabras.

Me resulta imposible saber si, cuando borró Magia Crítica del Directorio de Blogs de Crítica de la Argentina, Sturgeon se sintió poderosa. Pero sé que eliminar de un plumazo un reclamo fastidioso causa placer entre ciertos espíritus morbosos, que disfrutan de unas facultades absolutamente temporarias y susceptibles de renovación, como lo son los puestos jerárquicos en los medios periodísticos.
Quienes trabajan en Internet saben que la memoria de la red también es poderosa. Desde hoy, Sturgeon cargará con el estigma de haber liquidado sin contemplaciones un blog del diario porque consideró “pseudoamenazante” un modesto reclamo salarial.

En estas circunstancias sería mucho más fácil y espontáneo para mí soltar a los diablitos que se me amontonan en la punta de la lengua. Pero si lo hiciera, quebraría la línea que mantuve desde diciembre de 2008, cuando comencé a hacer Magia Crítica.

Desde luego, moderar calificativos hacia unos no me exime de expresar mis propios sentimientos. Voy a mencionar uno: sentirme ultrajado cuando fui privado de la posibilidad de despedirme de los lectores del blog.
Hasta el sentenciado frente al pelotón de fusilamiento tiene derecho a un último deseo.
Sturgeon ni siquiera me permitió decir chau.
Por suerte, los 171 artículos generados a lo largo de 14 meses de trabajo están a salvo: Max Seifert, un amigo ajeno al diario, los acaba de rescatar en este blog.

LA TRASTIENDA. Si alguien quiere conocer más detalles, sólo puedo prometer una tediosa crónica sobre pequeñas miserias humanas. Trataré de ser sintético: dejé de recibir mi sueldo en septiembre de 2009. El despido fue por mail. En aquel texto, Sturgeon anunciaba que desde octubre “el sistema pago” no corría más para aquellos blogs que no recibían una X cantidad de visitas.
Para entonces, habían pasado nueve meses del inicio de Magia Crítica. Ya había publicado más de medio centenar de notas, suficientes para resguardar mis derechos indemnizatorios. Para el Estatuto del Periodista, yo, como colaborador, soy parte (olvidada, minimizada, patadoculeada, pero parte al fin) de la redacción de Crítica Digital.
En ese momento elegí no invocar mis derechos. Creí que así iba a defender a un blog que me encantaba hacer. Pero también sentí una enorme curiosidad por saber cómo continuaba la historia: haber recibido un “telegrama de despido virtual” era para mí toda una novedad.
Interesado en cómo seguía el asunto, le pedí a Sturgeon una reunión. Tras largas dilaciones me recibió. La situación le resultaba incómoda y se le notaba. Me informó que la empresa se reservaba el derecho de decidir cuál blog seguía y cuál no y Magia Crítica estaba entre los que no.
“¿Y entonces?”, dije. “Y entonces nada, si te sirve quedarte, quedate, pero desde octubre no recibimos más facturas tuyas”.
Trabajar gratis no estuvo entre mis planes. Nunca iba a aceptar, nunca acepté, tales condiciones. Por eso le pedí independencia para administrar el blog, la disponibilidad técnica para añadir banners publicitarios o, llegado el caso, la posibilidad de irme con el blog a otra parte. Semanas después en la empresa se desató un largo conflicto: éramos decenas los colaboradores sin cobrar.  El desprecio patronal por el sector más débil empezó a patear a los trabajadores. Unos perdieron por cansancio, otros siguen luchando. Parte de esa legión de desclasados, participé en los intentos por hacer reaccionar a la empresa:  financiar la salida de un diario en base al hambre o el endeudamiento de quienes lo hacen remonta a sus gerentes a las nubes de la canallada.
Mientras mi pedido no era escuchado, yo seguí mi rutina actualizando Magia Crítica.
Papel 2.0, por su parte, siguió agregando avisos de los anunciantes del diario.

EL CUCO DE LOS BLOGGERS.
Pese a que los salarios atrasados ni las respuestas llegaban, me distrajo la ilusión de suponer que Magia Crítica había pasado a ser un “mal necesario”. De hecho, era uno de los pocos blogs del diario que se actualizaba hasta tres veces por semana y no parecía que lo hubiesen “tolerado”, ya que sus titulares comenzaron a aparecer con frecuencia en la home del diario. Durante ese lapso hice lo posible por olvidar una larga tradición de maltrato, mentiras e indiferencia.

Pero no, resulta que Sturgeon creyó que yo estaba dispuesto a trabajar gratis para la empresa que -sin ser accionista- defiende a pisotones.

(Y abro aquí un paréntesis: en una nota publicada en Crítica de la Argentina el 11 de octubre de 2009, El cuco del periodismo digital, Sturgeon parecía lamentar que “las redacciones digitales son el desván de las grandes redacciones”, las cuales “suelen ser vistas como el mal necesario que llegó de la mano de la expansión de las nuevas economías y tecnologías”. Según esa escuela de pensamiento, ¿qué vendrían a ser los blogs de los medios digitales? ¿El baño de servicio? En la misma nota, Sturgeon cita a Washington Uranga, ex director de la Maestría de Periodismo de la UBA, quien en un foro exigió un análisis sobre “el proceso de precarización de las condiciones laborales de los periodistas, en particular aquellos que participan en medios digitales”. Es llamativo comprobar cómo la discontinuidad entre lo que se dice y lo que se hace malogra el prestigio de colegas que hubiesen hecho mejor negocio cerrando el pico.)

Algunos medios en papel –los grandes y, como se advierte, también los que están en vías de extinción- han inventado la modalidad según la cual se permiten incorporar periodistas para escribir blogs temáticos sin costo. “Es una vidriera para mostrar tu trabajo”, pretenden.

Los editores que reclutan mano de obra gratuita para generar contenido han dejado de ser periodistas. El empresario más negrero sabe que hasta los pasantes deben ser remunerados. Y la piolada de los serviles paga con el repudio de quienes fueron sus compañeros.

CRÍTICA MAYA. También podría hablar un buen rato de la precarización del blogger periodístico, pero podría agregar mucho más sobre la insensibilidad, la mediocridad y las agachadas de los editores que se creen campeones del profesionalismo desgraciándose en las conquistas gremiales de los periodistas. Que para más Inri asumen con torpeza la urgencia de ganar lectores a cualquier precio.

Es que, para toda una generación de alcornoques, la vara del “nuevo periodismo” parece ser el Google Analytics.

Mención aparte merecen los dispositivos contadores de visitas que sólo pueden ser monitoreados por los editores -y excepcionalmente por los autores-. Como muchos saben, hace muchos años que la UTPBA es una burocracia impávida frente a la destrucción de los puestos de trabajo. Si los trabajadores de prensa tuvieramos quienes nos defendieran, este recurso tecnológico introduce una variante nada considerada por quienes deberían vigilar los atropellos que cometen las empresas periodísticas y sus disciplinados amanuenses. Para ellos, noticias, titulares e imágenes son mera mercancía. El único horizonte en sus agendas es negociar con masas o masitas de lectores a quienes consideran cotos de caza (en las reuniones de sumario los deben llamar target cautivo). En suma, que la disposición de una empresa periodística a pagar por una tarea dependa del número de lectores menoscaba y degrada a la tarea del comunicador. Ningún periodista comprometido con su oficio debería ser despedido porque sus notas reciben “pocas visitas”. Y si lo es, a hacerse cargo. La excomunión del “redactor poco leído” tampoco figura en los códigos de ética periodística.

Por lo demás, los editores mimetizados con las empresas deberían recordar que existe algo llamado período de prueba: si durante ese lapso el contratista “olvida” quitarse un clavo de encima, no les queda otra que afrontar sus responsabilidades cuando “descubren” tarde que el rendimiento de ciertos trabajadores es insuficiente.

La afluencia de seguidores de Magia Crítica sin duda no reventaba los servidores. La empresa podría haber invitado a su autor a cuarteles de invierno: “prueba no superada”. Tuvo tiempo para hacerlo y no lo hizo. ¿Qué gana pisoteando nuestros derechos? Solamente tiempo.

Termino con una apelación al respeto intelectual por el lector que imagino de un diario como el que cobijó a mi blog.

Algunos medios eligen contenidos que, si bien no generan tanto rating, buscan lectores curiosos y exigentes. En suma, lectores que esperan un tratamiento crítico de la realidad.
Otros medios buscan aficionados al Calendario Maya.
Me pregunto si los fundadores de Crítica de la Argentina tuvieron en mente a ese tipo de lectores cuando bautizaron al diario “Crítica”.

Gracias a los que me siguieron hasta acá. Volveremos.

Read Full Post »

Ombliguismo extremo: en el post 100, una guía comentada de este mismo blog

Magia Critica miniSiempre desconfié de las efemérides. Ignoro cuál es su mérito, salvo recordar personas o circunstancias pasadas más o menos vigentes. Ponerse eufóricos ante la llegada de un número redondo también sigue una lógica dudosa. Como ambas opciones son caprichosas, se me ocurrió que haber alcanzado cien temas servía de excusa para hacer un repaso.

¿Qué es Magia Crítica? ¿Un blog sobre platos voladores? ¿Una bitácora sobre lo paranormal? ¿El diario de un escéptico (poco) ilustrado? ¿De qué venimos hablando aquí? Decir que es “un blog sobre creencias extraordinarias que reivindica el asombro y el escepticismo, aunque no siempre en las mismas proporciones” es repetir un eslogan. “Escribo sobre una cosa para decir otra”, me justifico a veces. Otra definición que oscurece: suena pretenciosa y lo es. Actualizar de vez en cuando un blog no es algo para presumir.

Magia CríticaRECAPITULACIÓN. Este blog nació en el espejo digital del diario Crítica de la Argentina allá por diciembre de 2008. En estos nueve meses abordamos los más diversos asuntos. Entre otros, el enigma de los círculos de Inglaterra, el truco de la hamaca embrujada de Firmat, el expediente alienígena desclasificado en Gran Bretaña, el caso del pichicho que orinó y materializó una imagen de Jesús en Santa Fe, las creencias religiosas de Albert Einstein, los primeros extraterrestres tinellizados, el estreno del film El día que la Tierra se detuvo (y un breve ensayo sobre robots asesinos, alienígenas enojados y terrícolas esclavizados), las despampanantes investigaciones de Jaime Maussán, el caso de la foto de un alien que nos quisieron hacer pasar por embrión de pollo, el revival de los niños índigo (y la opinión del psicólogo Carlos Domínguez), la fascinante historia del Gauchito Gil, el pastor evangélico y biofísico Fernando Saraví y el simbolismo de la sangre, la hipótesis sobre el origen vulcano de Barack Obama, el día que incorporé el espíritu de José De Zer para acompañar la transmisión de la CNN del ovni que pasó a vuelo de pájaro durante la asunción de Obama, el encuentro de Cristina Fernández de Kirchner con Fidel Castro (o la denuncia de un complot auspiciado por Adobe Photoshop), los conmovedores monstruos del doctor López Mato, la noche que remontaron ovnis en Rosario, la sequía que trajo a los hacedores de tormentas y cómo surge una noticia de la nada, el eterno reciclaje del creacionismo, el manifiesto anti-ecológico de George Carlin, el adiós a un profeta que sobrevivió a su propio calendario apocalíptico, el sorprendente (e irresuelto) caso de las escuelas públicas argentinas donde se impuso la enseñanza católica, el efímero rumor sobre el tatuaje satánico de Francisco De Narváez, el aniversario de la aparición de la venerada imagen de Cristina Fernández de Kirchner sobre un rastrojo de soja en Entre Ríos, la celebración de un Simposio Mundial sobre Teorías de la Conspiración, la inutilidad del forro según Benedicto XVI, el anónimo escrache porteño a la Iglesia de Cienciología, aquellos espíritus al borde de un ataque de nervios (o un racconto de las posesiones espontáneas televisadas), el polémico decreto de la ONU para desactivar la blasfemia, la canonización laica de Raúl Alfonsín y la ratificación popular del santo patrono de la democracia.

Magia CríticaCARAMELOS SURTIDOS. También enfrentamos asuntos menos honorables. Hablamos del peligroso milagro de los siete arcángeles, los enemigos del pensamiento crítico según Alejandro Borgo, la foto de la endiablada garra de Dios, la presentación en sociedad de un curioso librito sobre extraterrestres en la Argentina, las cosas que le escribe la gente a Dios!, el tratamiento de las noticias en los albores del apuercalipsis, el explosivo caso del Maestro Amor (el Sai Baba riojano acusado de abuso sexual), el regreso de las lagartijas alienígenas, cómo manejarse ante las panaceas anti-cáncer, una reflexión sobre qué extraña clase de tribu somos los bloggers, las teorías conspirativas sobre la tragedia del vuelo 447, la desafortunada reaparición del doctor Las Heras y el día que Lost se coló en un noticiero boliviano, la condena que liberó al padre Grassi (y descolocó a Portal), los debates entre ateos y creyentes en Youtube, el aliengaucho (la saga del contactado que tradujo el Martín Fierro a un idioma extraterrestre), un test de aptitudes ufológicas, la primera milonga paranormal de Falopa y la palabra del gran maestre Pablo Marchetti, nuestros planes para el 2012 antes de tener de compañerito de banco a un especialista en Calendario Maya, el ministerio que libera homosexuales de Satanás y el evangélico que no pudo contra su naturaleza, la desconocida devoción por los extraterrestres de Michael Jackson, la travesura circular de los canguros drogones de Tasmania, la más tierna película sobre un apocalipsis E.T. jamás filmada, el día que Iker Jiménez entrevistó al cabo del ejército abducido y amaneció mojado, la muerte del creador del Hombre Polilla, la fantasmática reaparición de Maicol, de cuando la religión de Star Wars desembarcó en Buenos Aires, nuestro joint-venture con Yahoo! donde propusimos imaginar un extraterrestre creíble, la semana del alunizaje en cuatro entregas (dedicadas a la historia del complot lunar, el transpié de Feinmann, el episodio donde un conspiranoico le rompió la paciencia a Buzz Aldrin y la entrevista en desagravio de Borat), la serie Lie to me y los detectores humanos de mentiras, un recetario para gastrónomos extraterrestres y la noche en que Patricia Sosa le cantó a los ovnis y se hizo vegetariana, la triste e increíble historia del manyunato en un homenaje a mi amigo el biólogo Mariano Moldes, cómo defenderse de las costras astrales, el imposible caso del Dr. House homeópata y el alucinante duende de Chimbas. El ciclo cerró con un poco de sexo explícito en un envoltorio de golosinas, denotando el ocaso de la Publicidad Subliminal.

Ojalá este repaso, con algunas (autoindulgentes) omisiones, resulte útil para la laptop de la dama y la palm del caballero.

Magia Critica ByNILUSIONES (DES) EMBRUJADAS.
Para abrochar el post 100 propuse el concurso  ¿Por qué amamos a los aliens? Saurio, un lector que heredé de los amigos de Axxón, ganó un ejemplar del libro Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina.
Podés leer su respuesta aquí.
¿Seguiremos festejando? Me gustaría, pero ¿quién sabe? Como dije en el primer post, Magia Crítica nace de un error: “De otro modo no se explica el desatino de hospedar un sitio que se ocupará de asuntos que ningún periódico responsable debería publicar”.  Este descuido editorial me ha dejado pasear por los temas que me interesan y me ofreció un espacio donde interactuar con lectores que quieren dejarse embrujar, y desembrujar, con historias increíbles. Como me dijo Emy, una querida amiga mística, vivimos en un eterno presente. El futuro es pura ilusión. Nunca sabemos si esta historia continuará. Invito a mis amigos a disfrutar lo que dure.

Read Full Post »

“En todas las culturas emergen figuras entrañables que, tarde o temprano, se traducen en estandarte de cruzadas patrióticas, movimientos de transformación social o íconos destinados a la posteridad. Vidas consagradas a una lucha apasionada por ideales sociales, como los de Eva Perón o Ernesto Guevara, o personalidades deslumbrantes, como la de Carlos Gardel, son poderosos ejemplos cercanos de mártires seculares. Evita fue casi santa, prometió y cumplió, aunque fuera en la voz de Madonna (o de Nacha Guevara, otra figura por siempre inmortal). La voz de El Zorzal, o la pasta de los discos que la conservan en su santa gloria, tiene que ser milagrosa para que cante cada día mejor. El Che, o el poster con su mirada de guerrero crístico, sobrevive en el misticismo imprescindible de sus herederos, que sonríen con razón cuando alguien busca su cuerpo desvanecido en medio de la selva”. Con esta pretenciosa introducción comenzaba un artículo donde repasaba apariciones y milagros de la Virgen María en la Argentina, publicado en la revista Descubrir en mayo de 1997.

MILAGRO POLÍTICO DESDE EL MÁS ALLÁ. Esta tarde me reencontré con aquella nota de pura casualidad. Justo cuando había leído, por sugerencia de Max Seifert, una columna en Clarín de Doris Capurro, socióloga de la consultora Ibarómetro, titulada Hay que morir para ser reconocido. “‘¿Cuál es para usted el mejor presidente desde 1983?’, preguntó la consultora en todo el país en enero de 2008 y 2009. Dice la licenciada: “En 2008, más de la mitad (50,8%) de los encuestados consideraba que el mejor gobierno desde 1983 fue el de Néstor Kirchner, seguido muy lejos por el primer gobierno de Carlos Saúl Menem, con el 17,2% y, en tercer lugar, por el gobierno de Raúl Alfonsín, con el 9,9%. En enero de 2009, la respuesta mayoritaria volvió a ser que el mejor presidente fue Néstor Kirchner, pero esta vez con un 35%, luego Raúl Alfonsín y Carlos Menem, cada uno con un 17%, Eduardo Duhalde con un 10% y Fernando de la Rúa, con un 1%. Hemos hecho esta semana -luego del fallecimiento del ex Presidente- la misma pregunta, y la respuesta mayoritaria (51%) fue que el mejor presidente ha sido Raúl Alfonsín y, lejos, en un segundo lugar, Néstor Kirchner con un 18%.
Luego cita –a mi juicio, innecesariamente- lo que dice el psicoanálisis sobre las “imágenes paternas”. Pero hay algo más. Muchos argentinos acostumbran santificar a sus difuntos populares y ahora estaban canonizando a Alfonsín. Lo cierto es que, a ciertos políticos, la muerte les sienta bien. Tanto, que el país parece asistir al surgimiento de un nuevo paradigma político. Algo desangelado, pero nuevo. El “padre de la democracia” –aquel que hace unos meses peleaba por el segundo puesto, lejos- ahora es la figurita difícil. Y señala, desde ultratumba, cuál es el camino recto.
La magia está en todas partes, y debe ser verdad: lo dicen las encuestas. Se me ocurren unas cuantas cosas más, pero habrá mejor oportunidad. Estoy persuadido de ello.

Enlaces

Hay que morir para ser reconocido. Por Doris Capurro
Para Raúl que lo mira desde el cielo

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores